inversión Tag

Tiempo de lectura: 2 minutos

 

Dynamite es el título del primer sencillo en inglés del grupo de K-Pop coreano BTS. Desde su estreno el pasado 20 de agosto, lleva ya más de 360 millones de reproducciones en Youtube: todo un fenómeno mundial.

Esta boyband es pura dinamita. Desatan la locura entre el público joven con sus canciones pegadizas acompañadas de una imagen de lo más cool.

Desde su nacimiento en el 2013, los BTS no han parado de generar dinero y claro, eso se convierte en un mar de infinitas posibilidades para seguir engrosando la hucha. Por este motivo, el K-Pop coreano ha dado un paso más: la empresa Big Hit Entertainment (que está detrás de BTS) ha decidido que es el momento de salir al parqué.

El debut en Bolsa empieza bien para estos chicos, ya que cada uno de los integrantes del grupo más famoso de este género musical, será obsequiado con un paquete de acciones valorado en unos 6,5 millones de euros. Será la mayor salida a Bolsa en Corea del Sur de los últimos tres años (unos 7,13 millones de acciones de 75 a 96 euros por acción).

Las inversiones financieras y la música están más unidas de lo que pensáis. De hecho es un negocio más que puede proporcionar algunas alegrías a quienes decidan lanzarse a por él.

Existen varios ejemplos. Uno de ellos sería el Fondo de Inversión Hipgnosis Songs que cotiza en la Bolsa de Valores de Londres desde el 2018. En marzo evidentemente cayó en picado, pero vuelve a dar beneficios.

Detrás de Hipgnosis Songs se esconde su creador Merck Mercuriadis que fue representante entre otros de Beyoncé, Iron Maiden o Guns N’Roses… ¡Casi nada! El Fondo invierte en canciones de éxito y los derechos de propiedad asociados a éstas.

¿Su secreto? Según Mercuriadis siempre se consume música. Tanto cuando se celebra algo, como para superar tiempos difíciles como el momento actual que vivimos. Cuanta más música se consuma, mayores beneficios obtienen.

La empresa de inversión americana Shamrock Capital anunció en julio de este año el próximo lanzamiento de un fondo que también adquirirá derechos de autor de canciones, compitiendo directamente con el ya existente Hipgnosis Songs.

Y es que como veis, la industria musical, pese al parón de los conciertos en vivo, sigue generando beneficios por otras vías: derechos de autor, consumo a través de plataformas digitales (como Spotify), etc.

La música es pura dinamita y algo necesario en nuestras vidas. ¿Sabíais que la palabra “persona” proviene del latín “per son”? ¿Y que “per son” significa “el sonido pasa a través de”? Nuestras vivencias muchas veces tienen banda sonora propia y eso es algo que ni siquiera se escapa a los grandes inversores.

Los chicos de BTS en su último éxito cantan eso de “I’m diamond, you know I glow up” (“Soy un diamante, sabes que resplandezco)”. La música es y siempre será ese pequeño diamante que nunca dejará de brillar.

 

 

 

Tiempo de lectura: 3 minutos

Corría el mes de julio de 2017 cuando hallaron muerto en su casa de Los Ángeles a Chester Bennington, vocalista y líder del grupo de rock Linkin Park. La verdad es que a todos los que somos fans del grupo, la noticia nos cayó como una jarra de agua fría.

Cuando se subía a un escenario, Bennington era puro rock & roll. De lo contrario, la cosa no habría funcionado. Su voz prodigiosa, su actitud y muchas buenas canciones, hicieron de Linkin Park una banda de culto.

Pero lo mejor no era sólo su música. La banda supo adaptarse a los “nuevos tiempos” y ampliar sus miras.

La música en general no atraviesa su mejor momento, y los que nos dedicamos a esto lo sabemos. Caen las ventas de discos, las descargas musicales, pero en cambio los servicios de streaming suben.

La tecnología ha forzado a muchos artistas a replantearse la forma de hacer negocios. Los artistas de más éxito, vislumbran nuevos horizontes y deciden dar el salto para expandir esos negocios a otras áreas como la moda, la tecnología o los videojuegos.

Los chicos de Linkin Park resultaron ser bastante avispados. Ya en 1.999- antes del lanzamiento de su primer álbum-, la banda con la ayuda de un banquero de inversión, estableció una firma de innovación llamada Machine Shop con el objetivo de incrementar sus ingresos.

Machine Shop se centraba en servicios de marketing y en los videojuegos.

En el 2.000, la banda a la par que autoproducía su primer álbum, decidió crear un plus a través de conversaciones en línea entre ellos y sus fans.

Por aquél entonces, una joven becaria llamada Jessica Sklar que trabajaba para el grupo, hizo evolucionar esa conversación en línea hacia eventos, meetups y conciertos, a través de los que se producía un acercamiento más cercano entre el grupo y sus fans. Fruto de estos encuentros, surgió el club de fans “Linkin Park Underground”.

Pero la cosa no quedó ahí, porque Linkin Park-con el asesoramiento adecuado por supuesto-, continuó con su evolución. Para afrontar su nuevo reto, acudieron en busca de ayuda, a una experta en estrategias de marketing para firmas de marketing y entretenimiento.

La elegida fue la profesora de la Harvard Business School, Anita Elberse. Ella y algunos de sus alumnos, realizaron un estudio en el negocio que representaba Linkin Park para darle un giro.

A raíz de este estudio, la banda se replanteó algunas cosas:

  • Necesitaban crear un concepto de marca global que resultara atractiva a sus “posibles” futuros socios.
  • Tenían que crear contenido creativo para comunicar de manera eficaz el punto de vista de su marca.
  • Debían asegurarse de que la ética de su marca estaba suficientemente clara y que ésta se reflejara en todos los aspectos de la banda.
  • Era importante que diversificaran sus fuentes de ingresos para minimizar el riesgo
  • Además, debían expandir el concepto de su marca.

A mediados de mayo de 2015 se lanzó “Machine Shop Ventures”, la firma de capital de riesgo de la banda enfocada para invertir en compañías de crecimiento en fases tempranas alineadas con la ética de la banda, que busca conectar personas e innovar a través de la tecnología y el diseño.

Así Linkin Park, a la vez que tocaban, aprovechaban sus tours para contactar con compañías de tecnología, marcas y firmas de capital riesgo a fin de estudiar la posibilidad de aliarse con ellas.

A través de la historia de esta banda, podemos comprobar cómo las empresas deben “reinventarse” y adaptarse a los cambios para sobrevivir. En este proceso es importantísimo dejarse asesorar por expertos que puedan ayudarte a escoger las mejores opciones para tu compañía.

¿Qué ha conseguido Linkin Park en estos años?. Continuar haciendo música, pero además ampliar su negocio ayudando a empresas que empiezan en sectores con los que la banda se siente identificada: una jugada redonda. Diversificar es la mejor manera de minimizar el riesgo.

El ejemplo de esta banda puede servir para no quedarnos estancados y abrirnos a nuevas posibilidades siempre que éstas se encuentren alineadas con los valores de nuestra marca. 

Por si esto fuera poco, abrir nuestra mente, aprender cosas nuevas, hace que nuestro cerebro esté en constante evolución, transformándose las conexiones neuronales. En otras palabras, nuestro cerebro se mantiene joven. ¿Qué más podemos pedir?.

Pasemos a la acción, no tengamos miedo a evolucionar, adaptar nuestro negocio o nuestra marca a los nuevos tiempos. Como decían los mismísimos Linkin Park: “Deja el pasado, vive el presente y espera el futuro”.

Pronto volveré con un nuevo post. Hasta entonces, por favor, sed felices.

Tiempo de lectura: 3 minutos

2017-06-05, Marian López


Empezar a ahorrar desde ya, puede ser para muchos la tabla de salvación para su futuro.

Cada día leemos noticias en los periódicos que tienen que ver con el futuro de nuestras pensiones. Y la verdad es que dicho futuro planea sobre nosotros como algo tremendamente oscuro.

Sin embargo, una de las soluciones a ese “dolor de cabeza“, puede resultar más sencilla de lo que imaginamos: ahorrar.

Comenzar a ahorrar pronto y no esperar a hacerlo cuando tengamos cincuenta años, puede proporcionarnos alguna que otra alegría.

Uno de cada cuatro euros que entra en nuestros hogares, procede de las pensiones. El Gobierno ha tenido que afrontar durante el 2016 un déficit del Sistema de la Seguridad Social del 1,7%, y la cosa “pinta mal” para este 2017.

Al incremento del paro, se suma que nuestra esperanza de vida es cada vez mayor. El pago de las pensiones se convierte en “la patata caliente” del Gobierno de turno en nuestro país.

Como asesora de finanzas personales, siempre recomiendo a mis clientes que empiecen a ahorrar cuanto antes, y que pongan “deberes” a su familia para que todos lo hagan.

Pero ¿cómo ahorrar?.

Un amigo mío músico tiene una canción cuya letra decía “Hablar por hablar no es fácil“. Yo lo aplico al ahorro, y es que “ahorrar por ahorrar no es fácil“.

La mejor manera de ahorrar es hacerlo de forma eficiente. No se trata de coger dinero y esconderlo debajo del colchón, sino ahorrar eficientemente y desde jóvenes. Ahora lo veréis con un ejemplo.

Antes de nada hay que tener en cuenta el tema de la inflación porque eso afecta directamente al “valor del dinero“.

La inflación es el aumento generalizado y sostenido del precio de los bienes y servicios. No “valen” lo mismo 6 euros actuales que 1.000 pesetas de las de hace unos años.

Hoy en día podemos comprar menos cosas con 6 euros que antes con 1.000 pesetas.

 Por eso es muy importante que lo que ahorremos no quede “debajo de un colchón”, sino que lo pongamos a rentabilizar lo antes posible para que no pierda valor.

¿Qué podemos hacer para ahorrar de forma eficiente?.

 En primer lugar, aceptar que empezar a ahorrar a los 30 es mejor que hacerlo a los 50 porque el recorrido que tendremos para alcanzar nuestro objetivo, será mayor.

En segundo lugar, marcarnos un objetivo a largo plazo. ¿Qué dinero quiero tener de aquí a 10 años?. Y a partir de ahí, calcular cuánto debemos ahorrar para conseguirlo.

En tercer lugar, elegir el producto con el que queremos ahorrar. Para ello es sumamente importante que conozcamos cuánto riesgo estamos dispuestos a asumir para obtener una mayor rentabilidad.

Una vez que conozcamos nuestro perfil de inversión (para ello necesitaremos la ayuda de un asesor financiero), podremos ver la “carta de productos” que existe en el mercado.

Actualmente, los tipos de interés están muy bajos, por lo que un perfil conservador que decida no arriesgar o hacerlo lo mínimo, se moverá en productos de inversión tipo depósitos, bonos, fondos de inversión garantizados, etc con rentabilidades inferiores al 1% en muchos casos.

Sin embargo, si eres joven, puedes probar con algo más de riesgo al principio y conforme te acerques a la edad de jubilación, cambiar tus inversiones a algo más conservador para preservar tu dinero.

Respecto a cómo ahorrar de manera eficiente. Mi consejo es que contratéis un producto que os permita reinvertir los intereses que vayáis generando. Es lo que se conoce en términos financieros como “interés compuesto“.

Con el interés compuesto vas reinvirtiendo tus ganancias para que éstas generen más intereses.

Por ejemplo, invertimos 1.200 euros al año (100 euros al mes) en un producto que nos ofrece una rentabilidad del 2% anual. En un año, obtendríamos 1.224 euros. Estos 1.224 euros (lo invertido + los intereses generados) los volvemos a reinvertir al 2%, con lo que generaríamos un total de 1.248,48 euros al segundo año, y así sucesivamente.

A los 10 años, esos 1.200 euros se habrían transformado en 1.463 euros. Se trata de cantidades muy pequeñas y de tipos de interés bajos, pero es para que con este ejemplo veáis que reinvirtiendo los intereses, vuestro dinero sigue generando “valor”.

Espero que al menos este ejemplo pueda concienciaros de que ahorrar (pese a que sea complicado) pasa por ser la solución para nuestro más que incierto futuro.

No obstante, si queréis hacerme alguna consulta, no dudéis en contactar conmigo a través de la página web www.garciaslopezasesores.es. Estaré encantada de poder ayudaros.

Esta semana me despediré con una frase del teólogo británico John Wesley: “Gana todo lo que puedas; ahorra todo lo que puedas; da todo lo que puedas“.

En mi próximo post encontraréis nuevos contenidos. Hasta entonces, no olvidéis ser felices.

 

Tiempo de lectura: 3 minutos

2017-01-16, Marian López


Renovarse o morir“. Eso es lo que ha sucedido últimamente con los depósitos. Y es que con los tipos de interés bajo mínimos, si este producto de inversión quiere sobrevivir, no le quedará más remedio que renovarse.

El Banco de España publicaba que en noviembre del pasado año, el tipo de interés de los depósitos a un año era del 0,11%.

Los inversores más conservadores siempre habían apostado por los depósitos como uno de sus “productos estrella” con los que además de obtener una buena rentabilidad de su dinero, el riesgo que corrían era mínimo.

Pero la “época dorada” de los depósitos ya pasó y ahora toca afrontar una nueva etapa en la que este producto ya no brilla como lo hizo hasta hace relativamente poco tiempo.

Toca “ponerse las pilas” e intentar hacer atractivos de nuevo a los depósitos. Hay entidades y plataformas que ya están en ello. Con ese objetivo han lanzado al mercado algunas opciones “diferentes” para contratar depósitos:

1.- Raisin. Empezaremos con esta plataforma que funciona en nuestro país desde hace poco más de un año (en diciembre de 2016) a través de la cual podréis invertir en depósitos de entidades bancarias de la Unión Europea.

Esta plataforma alemana de depósitos a plazo fijo ha obtenido el reconocimiento del público como la mejor de su categoría dos años consecutivos (2014 y 2015). Cuenta con una base de 60.000 clientes “satisfechos” (como ellos mismos lo denominan).

¿Cómo funciona Raisin?. Te registras en la plataforma, transfieres el dinero que quieras invertir a tu cuenta Raising (abierta para la ocasión) y podrás elegir un depósito de entre cualquiera de los bancos colaboradores.

Es una fintech (finanzas + tecnología) enfocada a quienes quieran invertir su dinero en depósitos a plazo fijo con una rentabilidad algo atractiva, aunque ello implique invertir en entidades ubicadas fuera de España.

Ventajas: las entidades con las que trabaja Raisin están adheridas al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), por lo que el ahorrador tiene protegidos hasta 100.000 euros por titular y banco.

Desventajas: La oferta no es muy amplia y está fuera de nuestro país. Actualmente cuentan con 3 productos:

  • Depósito a 2 años al 1,05% TAE con EuramBank (Banco austriaco).
  • Depósito a 2 años al 0,94% TAE con AliorBank (Banco polaco).
  • Depósito a 2 años al 0,80% TAE CON J&T BANKA (Banco checo).

2.- Crédit Agricole Consumer Finance. Es la filial de créditos al consumo perteneciente al banco francés Crédit Agricole, líder en su país.

Tiene varias opciones de depósitos cuyos importes van desde los 5.000 (importe mínimo a invertir) hasta los 500.000 euros.

Las opciones son:

  • Depósito a 3 años al 1,35% TIN.
  • Depósito a 2 años al 1,20% TIN.
  • Depósito a 1 año al 1% TIN.
  • Depósito a 6 meses al 0,70% TIN.

Ventajas: son depósitos sin costes ni comisiones y con cobro de intereses anual (excepto el de 6 meses que se cobra a vencimiento).

En este caso sería el Fondo de Garantía de Depósitos y Resolución Francés (FGDR) quien garantizaría los 100.000 euros por depósito y titular.

3.- Banco Mediolanum. Condiciona la rentabilidad de sus depósitos a que contrates otros productos gestionados por la entidad por el mismo importe o superior al del depósito contratado. Los tres depósitos son a 6 meses:

  • Depósito 1.25 MIX.
  • Depósito 1.75 MIX.
  • Depósito 4.0 MIX.

A mayor número de productos contratados, mayor rentabilidad. También están garantizados los 100.000 eur por titular a través del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) español.

Amigos y amigas, hasta aquí las ofertas más “jugosas” de depósitos que actualmente podéis encontrar en el mercado.

Si lo que buscáis es obtener rentabilidades más elevadas, también deberéis asumir más riesgo. Es la regla que nunca falla.

No obstante, si necesitáis algún tipo de orientación sobre vuestras finanzas personales, no dudéis en contactar con nosotros a través de nuestra página web www.garciaslopezasesores.es. Estaremos encantados de poder ayudarte.

Esta semana me despediré con una frase del gran Warren Buffett: “Regla número uno: nunca pierdas dinero; regla número dos: nunca olvides la regla número uno”.

La semana que viene volveremos con nuevos contenidos. Hasta entonces, por favor, sed felices.

 

 

 

Tiempo de lectura: 5 minutos

chiringuito

2016-07-25, Marian López


El año pasado, el número de alertas publicadas por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) sobre chiringuitos financieros, creció un 65%.

Estamos en verano, época de vacaciones, playa y chiringuito. Pero no todos los chiringuitos son igual de agradables que esos en los que te presentas con tu bañador y tu chanclas a comerte unos buenos mejillones y una cerveza bien fresquita.

Existen otros chiringuitos en los que te reciben con traje y corbata para ofrecerte productos de inversión con elevadas rentabilidades sin apenas riesgo. ¿Os suena de algo?. Son los llamados chiringuitos financieros.

En este post intentaremos definir qué es un chiringuito financiero, así como las claves para evitar caer en él.

Empezaré contando una experiencia que viví en primera persona con un ex cliente de banca privada. Vamos a llamarlo Sr. Joan (por ponerle un nombre de la tierra).

Pues bien, el Sr. Joan tenía invertidos en la entidad para la que yo trabajaba por aquél entonces, más de un millón de euros ganados con el “sudor de su frente“, como propietario de un negocio de éxito.

El Sr. Joan estaba encantado con su cartera de inversión. Era una cartera bastante diversificada, adaptada a su perfil y con el riesgo controlado.

Pese a estar satisfecho con las rentabilidades obtenidas, de pronto comenzó a deshacer posiciones y a disponer de buena parte de su dinero.

Ante la falta de información al respecto, decidimos preguntar directamente al cliente qué era lo que estaba sucediendo. El Sr. Joan expresó su satisfacción, pero nos comunicó que le habían ofrecido unas rentabilidades muy superiores a las nuestras en un producto de inversión sin riesgo.

¿Elevadas rentabilidades sin riesgo?. Algo “chirriaba” en esta ecuación. Le recomendamos al Sr. Joan que fuera prudente, que se informara muy bien antes de invertir los ahorros de toda una vida.

El Sr. Joan contestó que se trataba de gente seria, con unas oficinas de lujo en un lugar privilegiado y que además, le enviaban información sobre la evolución de sus inversiones cada mes.

Él ya se había encargado de recomendarlo a otras personas (familiares y amigos), puesto que por cada cliente que fuese de su parte, su rentabilidad se incrementaba. Eso sí, el mes de agosto la oficina cerraba, no le pagaban su cupón y en septiembre le pagaban el acumulado de ambos meses.

Estoy segura de que a muchos de vosotros, este guión os parece sacado de una película de ciencia-ficción, pero os puedo asegurar que es real como la vida misma.

Bien, la cosa acabó como el “rosario de la aurora“. Un buen día, la lujosa oficina cerró sus puertas con un escueto cartel de cambio de ubicación que, por supuesto, resultó falso.

No obstante, la policía logró detener a la red de delincuentes acusados de estafa. Pero desgraciadamente, el Sr. Joan no recuperó su dinero. Es más, perdió amigos y se ganó la enemistad de parte de su familia.

¿Cómo alguien que llevaba al frente de su propio negocio tantos años, con un prestigio reconocido, se dejó embaucar de esa manera?. Era la pregunta que aún hoy continúo haciéndome.

Es la triste historia de un empresario que por su avaricia, cayó en las redes de un chiringuito financiero.

Pero ¿qué es exactamente un chiringuito financiero?.

La CNMV define con el término de “chiringuito financiero” a “aquellas entidades que ofrecen y prestan servicios de inversión sin estar autorizadas para hacerlo”. No están registradas ni en la CNMV ni en el Banco de España.

Los chiringuitos financieros actúan al margen de la legalidad. No están adheridos al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), por lo que sus inversores no están protegidos en caso de insolvencia de la entidad no autorizada.

¿Cómo actúan los chiringuitos financieros?.

Utilizan diferentes técnicas de contacto y de persuasión.

En cuanto a las técnicas de contacto más habituales:

  • Llamada de teléfono. Al ser una toma de contacto más directa, permite mayor presión psicológica. Son llamadas que no responden a una solicitud previa de información.
  • Correo. Utilizan lujosos folletos en los que presentan inversiones sofisticadas y prometedoras para sus futuros clientes. Solicitan que contactéis con ellos bien rellenando un cupón, bien llamando por teléfono o a través de su página web.
  • Internet. Es uno de los medios más utilizados ya que permite a los anunciantes acceder a una amplia masa a un coste inferior al de otros medios.

Las técnicas de persuasión empleadas por los chiringuitos financieros son:

  • Predicciones acertadas. Utilizan una técnica muy simple. Para demostrar su conocimiento de los mercados financieros, llaman a un número elevado de personas divididas en dos grupos:

En un grupo apuestan por la subida de un valor, y en el otro por lo contrario.  Si el valor sube, sólo llaman al primer grupo, que queda encantado con su capacidad de predicción. Esto mismo, lo repiten varios días hasta convencer al cliente.

  • Apariencia de respetabilidad y éxito. Los responsables de los chiringuitos financieros, suelen vestir muy elegantes y tener oficinas lujosas.
  • Dar explicaciones incomprensibles y utilizar muchos tecnicismos.
  • Ofrecer grandes beneficios con pocos riesgos.
  • Insistencia para que se adopte una decisión inmediata.
  • Presión psicológica.

Claves para evitar caer en manos de un chiringuito financiero.

1.- Tu puedes ser una víctima potencial. No existe un perfil determinado de víctima, ya que a veces las estafas están tan elaboradas, que son 100% creíbles por lo que pueden caer en ella desde pequeños ahorradores a empresarios.

2.- Atento a las técnicas de captación. Los chiringuitos financieros no emplean canales diferentes a los de otras empresas reguladas de servicios de inversión: teléfono, internet, anuncios publicitarios en televisión, etc.

3.- No des tus datos personales. La CNMV aconseja que nunca des información personal o confidencial a empresas o personas desconocidas. Por favor, elimina los mails que soliciten información confidencial.

4.- Quizás seas víctima de una estafa piramidal. Tal como hemos visto en el ejemplo, que tú lleves clientes al chiringuito financiero, incrementa tus beneficios. Incluso a los primeros clientes la propia empresa les paga algo más.

5.- Ojo con la presión psicológica. Al principio, la conversación suele ser amable, pero si los comerciales detectan que no estás interesado en lo que te ofrecen, se vuelven más insistentes y su discurso más agresivo.

6.- Te presionan para que tomes una decisión rápida. Las decisiones a la hora de invertir tu dinero, suelen necesitar un tiempo de maduración. Sin embargo, en estos chiringuitos financieros te presionarán para que tomes una respuesta afirmativa lo antes posible.

7.- Desconfía de promesas de elevadas rentabilidades sin riesgo. Sencillamente un producto financiero así, no existe. Toda inversión en la que se quieran obtener rentabilidades atractivas, requiere un riesgo: “a mayor rentabilidad, mayor riesgo”.

8.- Protégete. La mejor manera de protegerse es desconfiar de comportamientos como los expuestos, pedir información sobre esa entidad al Banco de España o a la CNMV y si no nos convence, no entrar en su juego.

Colgar el teléfono o eliminar un mail a tiempo, puede ahorrarnos muchos disgustos. No obstante, cualquier duda que tengáis al respecto, ya sabéis que podéis contactar con nosotros a través de nuestra página web www.garciaslopezasesores.es.

Esta semana me despediré con una frase del filósofo griego Epicuro: “¿Quieres ser rico?. Pues no te afanes en aumentar tus bienes, sino en disminuir tu codicia”.

Volveremos la semana que viene. Hasta entonces, por favor,sed felices.

 

 

 

Tiempo de lectura: 4 minutos

Crowdfunding inmobiliario

2016-05-16, Marian López


El crowdfunding inmobiliario permite a cualquier persona invertir en ladrillo. A través de este sistema de financiación colectiva podemos comprar un inmueble.

Hasta no hace mucho tiempo, en nuestro país sólo conocíamos las fórmulas tradicionales tanto para financiarnos, como para obtener rentabilidad.

Pero señores, ahora las cosas han cambiado y cada día son más las personas que acuden a métodos alternativos alejados de la dinámica de los bancos.

Para entender en qué consiste este fenómeno recién aterrizado en España, vamos a definir primero el término crowdfunding.

¿Qué es el crowdfunding?.

El micromecenazgo es coloquialmente conocido en inglés como “crowdfunding“.

Se trata de poner en contacto a promotores de proyectos que necesitan fondos, con personas dispuestas a invertir en esos proyectos a cambio de obtener una rentabilidad.

Todo este proceso se hace sin intermediación alguna de los bancos. Permite una participación masiva de inversores que con pequeñas aportaciones pueden financiar proyectos con un elevado potencial.

Eso sí, no podemos negar lo evidente, y es que este método no está exento de riesgos. El más importante: que el proyecto en el que inviertas, fracase.

Sin embargo, tiene otras ventajas, como el que puedas convertirte en inversor sin necesidad de arriesgar mucho dinero. Si el proyecto sale adelante, además podrás obtener algo de rentabilidad.

¿En qué consiste el crowdfunding inmobiliario?.

Este sistema recién llegado a nuestro país, ya funciona de manera habitual en países como Estados Unidos o Reino Unido.

A través de una plataforma en internet, que actúa como intermediaria, se pone en contacto a un grupo de inversores interesados en financiar proyectos inmobiliarios.

Si estos inversores deciden invertir en alquiler de inmuebles, obtendrán una rentabilidad por dicho alquiler. Si por el contrario, deciden invertir en compraventa de inmuebles, obtendrán el beneficio proporcional que les corresponda cuando se venda dicho inmueble.

No obstante, se puede invertir en ambos: tanto en alquiler de inmuebles como en compraventa de los mismos y así conseguir rentabilidad tanto si éstos se alquilan como si se venden.

Los expertos auguran muchas posibilidades de éxito en nuestro país a este fenómeno del crowdfunding inmobiliario.

De momento en España la única plataforma operativa de crowdfunding inmobiliario inaugurada en julio del año pasado es Housers-en la que se puede invertir a partir de 100 euros-, aunque estoy convencida de que en breve empezarán a funcionar más plataformas.

¿Cómo funciona una plataforma de crowdfunding inmobiliario?.

Para veáis cómo funciona una plataforma de crowdfunding inmobiliario, os explicaré el proceso por pasos:

1.- Crear cuenta. Entras en la plataforma y te das de alta creando tu propia cuenta de usuario a través de la cual podrás acceder a los inmuebles seleccionados. Te puedes dar de alta como particular o como empresa.

2.- Seleccionar inmueble. Eliges el inmueble en el que te interese invertir. Encontrarás información detallada de cada inmueble. Lo que se conoce como “due diligence“, donde deberá figurar:

  • El total estimado de la inversión.
  • La rentabilidad anual estimada.
  • La propiedad en sí.
  • Información de la ubicación.
  • Un perfil de los inversores.
  • Foro de preguntas y respuestas. Para dudas de los inversores (sería recomendable).

3.- Finalizar la inversión. Una vez que te hayas decidido por un inmueble, accederás a otro registro para realizar el pago.

4.- Esperar a que se complete la inversión. Es decir, que entre todos los inversores, se recaude el dinero suficiente para comprar el inmueble. La web te mantendrá informado de la evolución de tu operación.

Si resulta que hay un exceso de solicitudes para ese inmueble en concreto, quienes hayan entrado primero, tendrán preferencia.

5.- Objetivo alcanzado. Si se llega a la financiación solicitada te conviertes oficialmente en inversionista y por tanto, empezarás a cobrar el dinero obtenido por la rentabilidad que se le saque al inmueble.

¡Ojo!. El crowdfunding inmobiliario es una inversión de riesgo. La plataforma en cuestión, tiene que hacer un duro y exhaustivo proceso de selección de inmuebles para que cumplan con su finalidad: ser rentables.

Una mala gestión de los inmuebles puede convertir una operación de crowdfunding en un verdadero fracaso que implique pérdidas para los inversores.

Además crowdfunding inmobiliario se enfrenta a otros problemas:

1.- El primero de ellos es una legislación restrictiva.

Me da la sensación (y es una opinión personal) de que detrás de esta legislación con límites tan marcados, se encuentra el sistema financiero. Los bancos son los primeros interesados en no tener competencia y la financiación colectiva podría suponer una amenaza.

La Ley 5/2015 de Financiación Empresarial regula en su título V las plataformas de financiación participativa.

Dicha Ley distingue entre partícipes acreditados y no acreditados (según su solvencia):

  • Partícipes acreditados (los más solventes). Para ellos no hay límite de inversión.
  • Partícipes no acreditados (la mayoría de nosotros). Hay un límite de 3.000 euros por proyecto y 10.000 euros al año por plataforma.

2.- El segundo problema al que se enfrenta el crowdfunding inmobiliario es la liquidez.

¿Qué pasa si quiero disponer de mi dinero?. Cuando el inmueble se rentabiliza, tu como inversor, recibes unas participaciones con un valor x. Pero si en un momento dado, necesitas dinero el problema está en cómo hacer líquidas esas participaciones.

Las plataformas de crowdfunding proporcionan un “market place” donde encontrar comprador cuando el inversor quiera vender.

Aquí el problema sería si no existiera liquidez en este mercado.

Pese a los citados problemas que puedan surgir, el crowdfunding inmobiliario ha llegado a España para quedarse. Como siempre, los principios son duros, pero seguro que en breve, se convertirá en una opción más de inversión tan válida como las ya conocidas.

Si necesitáis más información al respecto, o estáis pensando en invertir a través de crowdfunding inmobiliario, no dudéis en consultarnos sin compromiso a través de nuestra página web www.garciaslopezasesores.es

Esta semana me despido con una frase del especialista en nuevas tecnologías Guy Kawasaki: “Las ideas son fáciles. Ponerlas en práctica es difícil“. Y yo añado: pero una vez conseguido, pueden resultar muy útiles.

La semana que viene volveremos con nuevos contenidos. Hasta entonces, sed felices.

 

Tiempo de lectura: 4 minutos

Invertir en startups

2016-04-11, Marian López


La inversión en startups se incrementó el año pasado más de un 89% respecto al ejercicio anterior. En concreto las startups españolas consiguieron más de 500 millones de euros a lo largo del 2015.

Coincidiendo con el inicio de la campaña de declaración de la renta la semana pasada, hemos decidido dirigir nuestro post a todos aquellos que apostasteis por empresas emergentes, invirtiendo parte de vuestro dinero en ellas. Os daremos las claves para que sepáis cómo declarar vuestras inversiones.

Antes de comenzar a hablar de tributos, intentaremos aclarar algunos términos para los que no sepáis qué es eso de las startups.

Definición de startup.

La traducción literal de start up es “puesta en marcha“. Si hacemos una búsqueda en Wikipedia, encontramos una definición bastante completa de lo que significa el término aplicado a las empresas:

“Una compañía startup, compañía de arranque, compañía incipiente o, simplemente, compañía emergente es un término utilizado actualmente en el mundo empresarial el cual busca arrancar, emprender o montar un nuevo negocio y hace referencia a ideas de negocios que están empezando o están en construcción, es decir son empresas emergentes apoyadas en la tecnología”.

 Por tanto, una startup supone un emprendimiento con vida limitada, pero con grandes posibilidades de rentabilidad y desarrollo. Se trata de organizaciones temporales que dejarán de serlo en el momento en que las startups logren convertirse en un negocio sostenible, rentable y replicable.

Características de las startups.

1.- Son empresas de reciente creación y base tecnológica.

2.- Los socios que promueven las startups suelen ser jóvenes y con conocimientos para desarrollar la tecnología innovadora, que es precisamente lo que les impulsa a invertir en ellas.

3.- Sus formas de financiación son muy diversas. Además de la financiación tradicional bancaria, acuden a otras vías alternativas como el Crowdfunding, los Business Angels, el Capital Riesgo, etc.

4.- Las startups se caracterizan por satisfacer las necesidades de los clientes se una manera diferente, y para ello, deben buscar soluciones innovadoras.

5.- Una startup tiene una vida delimitada en el tiempo. Para este tipo de empresas sólo existen dos opciones: evolucionar o desaparecer.

6.- Las startups se caracterizan por ser cambiantes y estar en permanente evolución.

Cómo invertir en startups.

Pese a que nos pueda resultar atractivo invertir en una startup por las posibilidades de obtener buenas rentabilidades, no todas las startups triunfan y por tanto, antes de decidirnos a invertir en una, es necesario evaluar bien el negocio y analizar los aspectos fiscales.

Nos centraremos en estos últimos que son los que nos interesan de cara a nuestra Declaración de la Renta.

La llamada Ley de Emprendedores (Ley 14/2013), introdujo dos aspectos muy importantes para los inversores:

1.- Los inversores en startups tienen derecho a beneficios fiscales en sus IRPF en forma de un 20% sobre el capital invertido, siempre y cuando se cumplan una serie de requisitos. Estos beneficios se suman a las exenciones fiscales que se apliquen en las comunidades autónomas.

2.- En caso de que los inversores en startups decidan vender sus participaciones, no tendrán que tributar por la ganancia patrimonial generada si la reinvierten en una nueva startup. Aunque esta nueva reinversión, no podrá beneficiarse de las exenciones sobre el IRPF de la inversión inicial.

Qué requisitos debes cumplir para beneficiarse fiscalmente si eres inversor:

  • Adquirir las participaciones directamente (no a través de una sociedad) y permanecer en el accionariado entre 3 y 12 años.
  • No superar el 40% en la participación del capital social.
  • Que la operación se haya llevado a cabo a partir de octubre de 2013.

¿Qué me puedo desgravar?.

Como inversores en startups, os podréis deducir el 20% del capital que hayáis invertido, siempre que se trate de una empresa de nueva creación y con menos de 3 años de vida.

Con una base máxima de 50.000 euros, la reducción fiscal puede llegar hasta los 10.000 euros en cada ejercicio.

Deducciones regionales.

Además de los beneficios fiscales a nivel nacional (máximo 10.000 euros), existen deducciones que algunas comunidades autónomas aplican a quienes hayan invertido en startups.

En Cataluña la deducción autonómica alcanza el 30% de la inversión, con una deducción máxima de 6.000 euros en el IRPF. En Madrid, Aragón o Baleares la deducción es del 20%, llega hasta los 4.000 euros.

Dependiendo de la comunidad autónoma en la que se tribute, para una inversión de 50.000 euros, se puede conseguir una deducción de 14.000 o 16.000 euros.

En la Declaración de la Renta, debéis incluir las plusvalías.

En este caso, os resultará más beneficioso si habéis invertido como persona física que como jurídica.

Como persona física.

Si después de 3 años en la empresa, decidís vender vuestras participaciones, buenas noticias: el tipo de gravamen ha bajado en el IRPF.

Por tanto, si invertiste como persona física y obtuviste plusvalías, tributarás al 20% si la base imponible es de 6.000 euros, al 22% si va de 6.000 a 50.000 euros y al 24% si es más de 50.000 euros.

Como persona jurídica.

Por el contrario, si invertiste como sociedad (persona jurídica), tributarás al 25% si es una empresa se reducida dimensión, o al tipo general del 30%.

Un último apunte: actualmente, la inversión en startups supone un mayor ahorro fiscal que invertir en figuras más conservadoras.

Lo veréis claro con un ejemplo:

En los planes de pensiones, la reducción se aplica sobre la base imponible del impuesto, mientras que en las startups la deducción se realiza sobre la cuota total a pagar en el IRPF. Por tanto, en este último caso, la deducción te la aplicas sobre un importe de inversión mayor, lo que supone más ahorro fiscal.

Si habéis invertido en startups, esperamos que esta información os resulte útil. No obstante, si tenéis alguna consulta al respecto, no dudéis en contactar con nosotros sin ningún compromiso, a través de nuestra página web www.garciaslopezasesores.es

Volveremos la semana que viene. Hasta entonces, sed felices.

 

Tiempo de lectura: 4 minutos

Diferencias hombres-mujeres

2016-03-14, Marian López


Está claro que hombres y mujeres somos diferentes: ni mejores, ni peores. Tan sólo diferentes. Y esa diferencia también se plasma a la hora de invertir.

La semana pasada-en concreto el 8 de marzo-, fue el “Día Internacional de la Mujer”. No es un día especialmente señalado en mi calendario, es más, espero y deseo que deje de celebrarse pronto, porque eso significará que estamos en igualdad de condiciones con nuestros colegas del género masculino.

En este post no pienso hacer ningún alegato feminista, se trata simplemente de dejar plasmado algo que está comprobado por equipos profesionales de sociólogos y psicólogos: hombres y mujeres también somos diferentes cuando invertimos.

En finanzas influyen muchísimo los sentimientos y las emociones a la hora de tomar una determinación. Incluso hay estudios que relacionan los colores con nuestra actitud ante el dinero (en agosto del año pasado, ya dediqué un post a este tema).

La mayoría de estos estudios se han realizado en Estados Unidos, pero las conclusiones a las que llegan, nos pueden ayudar a entendernos un poco mejor.

A la hora de invertir, hombres y mujeres lo hacen de manera diferente: ambos podrían aprender el uno del otro para mejorar sus debilidades y destacar aún más sus fortalezas.

Puntualizar que las generalizaciones no son buenas, y por tanto, estas conclusiones no implican “compartimentos estanco”: ni todas las mujeres son conservadoras, ni todos los hombres propensos al riesgo.

Los expertos en la materia coinciden en señalar que los hombres generalmente, tienen más confianza en sí mismos a la hora de invertir, mientras que las mujeres tienen sus objetivos más definidos y mueven menos sus inversiones.

Veamos algunas de estas diferencias:

Cómo invertimos en acciones.

El porcentaje de hombre y mujeres que invierten en acciones es prácticamente el mismo, pero sin embargo la forma en que lo hacen es distinta.

Los hombres compran y venden acciones con mucha mayor frecuencia que las mujeres. Ellos son más impulsivos y a veces tienden a precipitarse a la hora de tomar una decisión.

Nosotras nos lo pensamos más antes de dar un paso. En el caso de la Bolsa, la prudencia puede tener su recompensa. Al realizar menos operaciones que ellos, tenemos menos posibilidades de hacerlas en el momento equivocado y exponernos a perder dinero.

Cómo invertimos en Fondos.

Las mujeres tenemos tendencia a elegir fondos más conservadores o incluso que tengan una fecha determinada de vencimiento (como los fondos garantizados). En cambio los hombres prefieren por lo general fondos de inversión con un componente más elevado de renta variable.

También aquí, los expertos han corroborado que los hombres tienen menos problemas a la hora de cambiar un fondo por otro que las mujeres.

Cómo nos enfrentamos al ahorro.

Nosotras somos más propensas a ahorrar que nuestros colegas masculinos. Entre quienes guardan un porcentaje mayor de sus ingresos para el futuro, hay más mujeres que varones.

En una encuesta realizada por la gestora de fondos BlackRock, a la pregunta “¿Qué haría usted si recibiera un extra de 200 euros al mes?”, el 45% de las mujeres contestó que lo guardaría para el futuro, frente a un 38% de hombres.

 Nuestra tendencia femenina es la del ahorro a más largo plazo con un perfil conservador, pensando en nuestro futuro y el de nuestros hijos: una vez más, uno de nuestros instintos primarios como es el de la protección, vuelve a aflorar en el mundo de las finanzas.

Entre las conclusiones de los expertos en cuanto al ahorro para nuestro futuro, destaca que las pensiones de las mujeres son más bajas que las de los hombres, pero no porque nuestras estrategias de inversión sean peores que las de ellos, sino porque desgraciadamente, nuestros sueldos son más bajos.

Este puede ser uno de los argumentos que se esconda detrás de las determinaciones que tomamos a la hora de invertir.

Asesoramiento.

También existe una gran diferencia en la manera cómo nos enfrentamos a la hora de gestionar nuestras finanzas. En general, las mujeres preferimos estar asesoradas por profesionales, mientras que ellos optan por tomar sus propias decisiones según su criterio.

La búsqueda de un asesoramiento profesional para nuestras finanzas, puede suponer una ventaja. Nosotras preguntamos más, queremos entender cuál es el propósito de la estrategia que nos plantea nuestro asesor/a y cómo me va a ayudar a alcanzar mis metas.

Todos los inversores deberían plantearse estas cuestiones.

Conclusiones.

Tras revisar los estudios que se han hecho al respecto, mi conclusión es que hombres y mujeres por lo general, somos diferentes también a la hora de enfrentarnos a las finanzas.

El perfil de la mujer suele ser más conservador y a mayor plazo. Solemos mover menos nuestras carteras. Mostramos cierta desconfianza y por eso acudimos a profesionales que nos asesoren y ayuden a planificar nuestras inversiones. Estamos siempre dispuestas a aprender.

El hombre tiende más al riesgo: antepone los beneficios que pueda obtener al riesgo que conlleve. Confía más en sí mismo y eso tiene dos consecuencias: mueve con más frecuencia su cartera y además se fía más de su propio criterio, por lo que considera que no necesita un asesoramiento profesional constante.

Pese a ser diferentes, podemos complementarnos perfectamente y aprender unos de otros. Al final, ambas estrategias son igualmente válidas obteniendo resultados similares en cuanto a ganancias conseguidas.

Al aprender de los mejores hábitos de cada uno, podrían beneficiarse los inversores de ambos sexos. El diálogo puede ayudar a conseguir mejores resultados.

Si con este post, os ayudo a reflexionar, me daré por satisfecha porque habré conseguido mi objetivo.

Ya sabéis que si os decidís a solicitar ayuda de un profesional, en www.garciaslopezasesores.es, estaremos encantados de responder a todas vuestras dudas.

La semana que viene volveremos con un nuevo tema. Hasta entonces, sed felices.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Consejos inversión fondos

2016-02-29, Marian López


Los fondos de inversión son un producto interesante al que destinar parte de nuestros ahorros.

Con un entorno de tipos bajos, la alternativa a los depósitos durante el 2014 y el año pasado, fueron los fondos de inversión. Pese a que este año se haya producido alguna salida importante de dinero, no disponemos en el mercado de muchos más productos que tengan las ventajas de un fondo de inversión.

A través de los fondos, podemos diversificar nuestra cartera entre otros, por sectores o por países. También se puede diversificar por perfil de riesgo: hay fondos más conservadores (incluso garantizados) y otros mucho más agresivos.

Otra de las ventajas de los fondos de inversión, es que están gestionados por gestores profesionales. Además también gozan de una fiscalidad muy atractiva: no tributaremos hasta que no hagamos un reembolso (venta de participaciones) y podremos cambiarnos de fondo a fondo sin pagar un peaje fiscal.

Pero, ¡atención!. Un fondo de inversión es un producto a medio-largo plazo. Si no estáis dispuestos a mantener la inversión un mínimo de 3 años, olvidaros: los fondos de inversión no son vuestro producto.

A ello se une un escenario en el que predominan la incertidumbre y la volatilidad de los mercados. Por todo esto, ahora más que nunca, es altamente recomendable conocer muy bien los fondos de inversión que contratamos.

Desde nuestro post, os daremos una serie de consejos que deberíais tener en cuenta antes de invertir en fondos:

1.- ¿Cuánto dinero puedo invertir y qué riesgo estoy dispuesto a asumir?. Antes de lanzarnos a invertir en fondos es determinante saber:

  • Qué cantidad de dinero destinaré a invertir en fondos.
  • Qué nivel de riesgo estoy dispuesto a asumir.
  • Cuánto tiempo puedo esperar con mi dinero invertido para obtener la rentabilidad que deseo.

Estas preguntas son fundamentales para definir nuestro perfil de inversión. En base a los resultados de este perfil, nos podremos decantar por un tipo u otro de fondo. Para llevar a cabo esta tarea, debéis contar con el asesoramiento de un profesional.

2.- ¿Qué impacto fiscal tiene invertir en fondos de inversión?.

Los fondos de inversión participan de una serie de ventajas fiscales inexistentes en otros productos:

  • Diferimiento fiscal. En los fondos de inversión, somos nosotros quienes podemos decidir cuándo queremos tributar. Mientras no reembolsemos (venta de participaciones), no pagaremos impuestos.
  • Traspasos. Siempre que seamos personas físicas, podemos cambiar nuestra inversión de un fondo a otro sin tener que tributar. Esta ventaja no la tienen las personas jurídicas. Una Sociedad, tendrá que reembolsar y por tanto tributar, cada vez que realice un traspaso.

3.- No apuestes todo a una sola carta. La diversificación es clave a la hora de disminuir el riesgo al que te enfrentas cuando inviertes. Los fondos de inversión están obligados a diversificar los activos en los que invierten.

Tened en cuenta que cuanto más diversificada sea la cartera, más fácil será evitar las malas rachas en el mercado.

4.- ¿Me tengo que fijar en las comisiones a la hora de decidirme por un fondo de inversión?. La respuesta es simple: depende de la categoría. Existen comisiones que son fundamentales a la hora de elegir un fondo, pero en cambio hay comisiones secundarias.

Por ejemplo, las comisiones de gestión y depositaria, se descuentan directamente del precio del fondo. Es decir, si el fondo que contratas sólo tiene este tipo de comisiones, cuando te den el precio de la participación, éste será neto por lo que te resultará más fácil averiguar la rentabilidad.

Sin embargo, en el resto de fondos es necesario saber cuál  es su rentabilidad para decidir si una comisión alta o baja compensará lo que obtendrás con ese fondo.

5.- ¿En qué tipo de fondos me conviene invertir si no me gusta el riesgo?. Dada la situación actual de los mercados lo recomendable para un perfil más bien conservador es apostar por carteras que estén poco ligadas a activos de riesgo como los fondos de renta variable.

Lo ideal para perfiles “poco amigos” del riesgo, es invertir en carteras conservadoras poco ligadas a los vaivenes del marcado. Eso sí, debemos saber que en este tipo de fondos, las rentabilidades son muy bajas (ahora incluso negativas).

En el caso de decantarnos por fondos muy conservadores, sí que hay que fijarse en las comisiones y escoger los más baratos.

6.- ¿Hay que tener en cuenta las rentabilidades pasadas del fondo?. Supongo que a muchos de vosotros os sonará la frase “rentabilidades pasadas no aseguran rentabilidades futuras“.

Y es que la rentabilidad de un fondo de inversión, nos puede servir de orientación a la hora de contratarlo. Pero nunca debemos elegir un fondo basándonos sólo en su rentabilidad pasada.

Aunque en el pasado ese fondo haya funcionado bien y continúe haciéndolo, debemos fijarnos (y mucho) dónde invierte ese fondo.

7.- ¿Cuándo puedo rescatar mi fondo de inversión?. Recordemos que los fondos son productos de inversión a medio-largo plazo, por lo que lo recomendable es mantener la inversión como mínimo de 3 a 5 años.

Sin embargo, una de las ventajas de los fondos de inversión es su liquidez. Puedes disponer de tu dinero en el momento que lo necesites.

Si has contratado un fondo de una gestora española, lo normal es que tengas tu dinero en la cuenta en un plazo de dos días hábiles. Si por el contrario, tu fondo pertenece a una gestora internacional, el plazo se alarga hasta los cinco días hábiles, aproximadamente.

8.- ¿Quién gestiona los fondos de inversión?. Los fondos de inversión están gestionados por un equipo de gestores profesionales que cuentan con los conocimientos e información necesarios para realizar las mejores inversiones posibles a través de una estrategia que debe figurar claramente definida y detallada en el folleto informativo del fondo.

9.- ¿Quién controla los fondos de inversión y sus gestores?. Los fondos de inversión están sometidos al control de la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores).

Además están obligados a enviar a sus partícipes informes sobre la estrategia seguida y su rentabilidad. La información sobre los fondos es pública. En ella aparece: quién gestiona el fondo, qué estrategia sigue, dónde invierte en cada periodo, etc.

10.- ¿Qué sucede si quiebra le entidad donde hemos contratado el fondo de inversión?. En caso de quiebra de la entidad, vuestra inversión no se vería afectada, ya que estos activos están separados de los balances de la entidad financiera que nos ha vendido el fondo.

Estos activos se traspasarían a otra gestora a través de un proceso tutelado por la entidad depositaria del fondo y por la CNMV.

Espero que estos diez consejos os resulten útiles. No obstante, recordaros una vez más, que antes de contratar este tipo de productos es recomendable contar con el asesoramiento de un profesional que os ayude y aconseje.

Desde www.garciaslopezasesores.es, estamos dispuestos a prestaros el asesoramiento que necesitéis.

La semana que viene, volveremos de nuevo con otro tema. Hasta entonces, sed felices.

 

 

 

Tiempo de lectura: 4 minutos

Bolsa y nervios

2016-02-15, Marian López


Nos encontramos en un momento difícil para los inversores. Todos aquellos que invierten en Bolsa, se preguntan qué hacer ante un entorno tan volátil.

Y es que no corren buenos tiempos para las inversiones. Se dan muchas circunstancias en contra: bajada de tipos de interés, descenso de los mercados emergentes (Brasil, China), crisis en EEUU y Europa, etc.

Con eso de la globalización, lo que ocurre en cualquier parte del mundo, nos afecta a todos. Estamos conectados tanto para lo bueno como para lo malo. Con tantos frentes abiertos, los mercados se resienten y fluctúan “a sus anchas”.

Ni siquiera los expertos más renombrados saben qué ocurrirá. Algunos hablan de un “crack mundial”. Si bien no hace falta ser tan drástico, lo cierto es que la tendencia del mercado actual es la volatilidad y sus constantes vaivenes: aquello que hoy es bueno, mañana puede no serlo tanto.

El ejemplo más claro lo tenemos en los fondos de inversión. Se convirtieron el año pasado en el máximo refugio de los ahorradores frente a las bajas rentabilidades ofrecidas  por el “producto estrella” hasta entonces: los depósitos.

Ahora resulta que como consecuencia de la inestabilidad del mercado, los fondos de inversión están dando algún que otro “sustillo” a quienes apostaron por ellos.

Donde tampoco ganamos para sobresaltos es en la Bolsa. Todos aquellos que invierten en Bolsa ya saben que se mueve por ciclos. El mercado bursátil es altamente sensible a todo lo que ocurra y se caracteriza precisamente por sus constantes subidas y bajadas.

Para los que andáis inmersos en la Bolsa, voy a dar algunos consejos a fin de evitar que cunda el pánico.

Qué hacer con mis inversiones en Bolsa.

Hay una corriente importante de psicología en el terreno de las inversiones, que estudia el comportamiento de los inversores ante las diversas situaciones que puedan darse en los mercados.

Deciros que dejarse llevar por las emociones es lo peor que podéis hacer. Esas emociones son el peor enemigo posible porque nos empujan irremediablemente a vender en momentos de pánico y a comprar a precios desorbitados en plena euforia.

Concretamente en nuestro país estamos sumergidos en una etapa de incertidumbre política que no nos favorece para nada. Los inversores se ponen nerviosos y ahí es donde se empiezan a preguntar cómo actuar.

No debemos olvidarnos de que los mercados en un primer momento, sobrerreaccionan ante cualquier acontecimiento, pero más adelante estos excesos se van corrigiendo.

Consejos sobre cómo actuar con mis inversiones en Bolsa.

1.- Invierte el dinero que no vayas a necesitar a corto plazo. Debemos tener en cuenta que en períodos con alta volatilidad, es más complicado recuperar nuestra inversión. Hay que esperar a que se den circunstancias más favorables antes de salir de Bolsa.

Por tanto, invierte con el dinero “que te sobre, aquél que no necesitarás durante un plazo mínimo de 3 años (por ejemplo), asumiendo los riesgos inherentes a este tipo de inversión.

2.- Ser conscientes del riesgo que asumimos. Quienes invertimos en bolsa, tenemos que saber que el riesgo forma parte de nuestra inversión, ya que nos encontramos dentro del mercado de renta variable.

3.- Estudiar bien la cartera. Es muy importante analizar bien los valores en los que vamos a invertir. No obcecarse con el comportamiento de lo que haga un índice. Por ejemplo, pese a la caída del Ibex 35, aún existen valores con una atractiva rentabilidad.

4.- Diversificar. La diversificación es fundamental para minimizar riesgos. Hay una frase al respecto muy utilizada por los asesores financieros: “Nunca hay que poner todos los huevos en la misma cesta”.

Es importante tener claro qué cantidad destinar a renta fija (como refugio) y el porcentaje que invertiremos en renta variable (mayor riesgo).

Uno de los vehículos de inversión que apuestan por la diversificación son los fondos. Dentro del dinero invertido en Bolsa,  podemos diversificar por sectores o por países (no centrarnos sólo en España).

5.- Aprender a controlar nuestros nervios. Va en la naturaleza del ser humano, sucumbir al pánico siempre que se da alguna circunstancia fuera de lo que consideramos “normal”. Los nervios se apoderan de nosotros y ese momento es crítico porque puede empujarnos a tomar una decisión errónea.

6.- No pensar que por el hecho de que hayamos comprado unas acciones que estén bajando durante un par de semanas seguidas, nuestra inversión no ha sido acertada.

La inversión se hace para un período de tiempo largo y es necesario que nos creamos que nuestra apuesta por una buena empresa, al final será rentable para nuestros intereses.

7.- Déjate asesorar. Para interpretar con claridad la situación que afecta a nuestra inversión (despojándola de la carga emocional), lo mejor es contar con el apoyo de un asesor profesional que nos ayude a tomar decisiones con frialdad.

Así podríamos evitar situaciones como malvender nuestras acciones en Bolsa ante cualquier noticia que pudiera afectar al precio de las mismas.

8.- Fijar objetivos. A la hora de invertir en Bolsa, es altamente recomendable fijarse unos objetivos tanto de rentabilidad como de pérdidas.

Por ejemplo, es mejor vender cuando hemos obtenido una ganancia X que esperar a hacerlo cuando lo hace todo el mundo y perder la oportunidad. Cuando todos venden, evidentemente el precio de la acción, baja.

Lo mismo con las pérdidas: no hay que dejar que corran sin control alguno, sino ir vigilando los objetivos que nos hemos propuesto para deshacer posiciones según las perspectivas del valor.

9.- Las correcciones pueden generar oportunidades. Una corrección en Bolsa puede ser un buen momento para invertir en acciones, los precios bajan y si apuestas por una buena empresa, tendrás la posibilidad de generar rentabilidades superiores a la media cuando el mercado rebote.

10.- Si psicológicamente no puedes aguantar las pérdidas, ¡NO INVIERTAS!. Hay productos de renta fija o depósitos a plazo, que pese a ofrecer bajas rentabilidades, su comportamiento es más tranquilo.

Olvídate de las supuestas ganancias que otros hayan podido conseguir: tu tranquilidad y tu salud no tienen precio.

Resumiendo: mantener la calma, tomar posiciones a largo plazo y aprovechar las oportunidades que surjan en los mercados, es la mejor estrategia que podéis seguir en épocas de volatilidad.

Por último recordaros que desde www.garciaslopezasesores.es, estamos dispuestos a ofreceros el asesoramiento profesional que necesitéis.

Volveremos la semana que viene con un nuevo post. Hasta entonces, sed felices.