¿Cómo nos afectará la nueva reestructuración bancaria?

¿Cómo nos afectará la nueva reestructuración bancaria?

Tiempo de lectura: 4 minutos

fusiones-bancarias

2016-10-24, Marian López


A lo largo de los próximos 3 años se acelerará el proceso de reestructuración bancaria.

Dicho proceso de reestructuración bancaria está a la espera de que haya una estabilidad en el Gobierno para su culminación.

En nuestro país la banca comercial sigue estando sobredimensionada. Yo misma sufrí en su día una de las mayores fusiones del sector entre Caja Madrid (entidad para la que trabajaba) con Bancaja, Caja Canarias, Caja de Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja… Casi nada.

Particularmente, decidí “abandonar el barco” y comenzar con mi “plan B” antes de que muchos de mis compañeros acabaran en la calle y no por decisión propia.

La reestructuración bancaria afecta a dos sectores muy concretos:

Por un lado, miles de trabajadores se han visto afectados por ERES en sus oficinas, no teniendo otra alternativa que la de quedarse sin trabajo y con una situación delicada ya que a partir de los 40 años, estás fuera de un mercado laboral cada vez más competitivo.

De otro lado, los clientes han sido víctimas de la reestructuración perdiendo la comodidad y cercanía con su oficina bancaria de toda la vida.

Países como Holanda o Reino Unido, ante una coyuntura tan complicada como la actual, ya se han puesto “manos a la obra” reduciendo sus sucursales bancarias.

En España el número de oficinas de banco no rentables es considerable. A eso se une el hecho de que los clientes “no están por la labor” de contratar aquellos productos que dejan más margen al banco como los fondos de inversión o los planes de pensiones.

¿Qué es lo que nos espera con la reestructuración bancaria?-

1.- Oficinas más especializadas.

El número de oficinas bancarias se verá reducido a la “mínima expresión“. El mayor impacto lo tendrán los pueblos o los barrios cuyos habitantes dispondrán de una o dos oficinas en las que hacer sus trámites diarios.

Habrá una etapa puente en la que convivirán oficinas principales y oficinas satélite (Banco Sabadell lo empezó a aplicar a su red de sucursales), antes de que esas pequeñas oficinas satélite también reduzcan su tamaño.

En cuanto a las mencionadas oficinas en sí, cada vez estarán más especializadas tanto por productos como por segmentos de clientes (autónomos, pymes, grandes empresas, etc).

Por ejemplo, en un futuro no muy lejano, cuando vayáis a vuestra oficina a solicitar un préstamo hipotecario, esta operación se enviará a un gestor que aglutine todas las operaciones hipotecarias de la zona.

¿Qué se consigue con ello?. En lo que concierne al banco, se consiguen abaratar costes. Respecto a los clientes, éstos contarán con gestores más especializados.

2.- Digitalización imparable.

Otro de los procedimientos que se están llevando a cabo en este proceso acelerado de reestructuración bancaria, es la digitalización.

La operativa diaria como: consultar el estado de nuestras cuentas, hacer traspasos entre cuentas propias o transferencias a cuentas ajenas, se hace prácticamente en su totalidad por internet.

La banca on line implica reducción de plantilla en las oficinas bancarias, ya que nos ofrece multitud de servicios sin necesidad de pisar la sucursal. Incluso podemos contratar productos desde nuestro ordenador.

Sin embargo, la “cara oculta” de esta digitalización la vemos en algunos colectivos como las personas mayores.

Da la sensación de que los bancos pretender “prescindir” de nuestros mayores (que apenas saben lo que es un ordenador), “obligando” a sus clientes a operar on line si quieren evitar comisiones.

Un ejemplo de lo expuesto, lo vemos con las transferencias que son gratis siempre y cuando se hagan desde nuestro ordenador. Si las haces desde el banco, pagarás comisión por la operación.

3.- Operadores independientes.

Nos encontramos en la era de las nuevas tecnologías, y éstas también afectan a los bancos. Basta con ver las noticias: cada vez son más las aplicaciones de todo tipo que evolucionan “a pasos agigantados” dejando atrás a la banca tradicional.

Las monedas virtuales, los pagos por móvil o la financiación entre particulares, son sólo algunas de las opciones que nos ofrece la tecnología actualmente.

Estos operadores independientes, están amenazando al sistema bancario tal como lo conocemos.

A lo largo de los próximos tres años, viviremos una dura reestructuración bancaria (aún más austera) que supondrá el cierre de más oficinas, además de nuevas fusiones entre entidades.

Los bancos buscarán una mayor eficiencia y control de costes intentando rentabilizar su negocio. Y a todo esto habrá que añadir la presencia de nuevos operadores venidos de la mano de las nuevas tecnologías.

Deberemos estar muy atentos a todo lo que suceda y aprender a comparar ofertas entre las diferentes entidades para decidirse por la que más nos convenga en base a nuestras necesidades.

En www.garciaslopezasesores.es, contamos con un grupo de expertos capacitados para asesoraros en todas aquellas cuestiones sobre las que dudéis. Sólo tenéis que meteros en nuestra página web y nosotros contactaremos con vosotros al instante.

Esta semana me despido con una frase del historiador estadounidense Arthur M. Schlesinger: “La ciencia y la tecnología revolucionan nuestras vidas, pero la memoria, la tradición y el mito enmarcan nuestras respuestas“.

Ahí lo dejo…

La semana que viene volveremos con nuevos temas, hasta entonces por favor, sed felices.