banco Tag

Tiempo de lectura: 4 minutos

comisiones-bancarias2

2016-10-17, Marian López


España es ya el cuarto país de Europa donde más han crecido las comisiones bancarias desde el 2008.

Países como Alemania, Bélgica o Austria han reducido las comisiones de sus bancos, todo lo contrario de lo que ocurre en nuestro país.

Para la banca española el cobro de comisiones se ha convertido en su “tabla de salvación“. Con los tipos de interés en mínimos y el saldo crediticio reduciéndose, cobrar comisiones supone una fuente de ingresos nada desdeñable.

Sin embargo para el resto de los mortales, las comisiones que nos cobran los bancos siguen siendo nuestra peor pesadilla.

¿A quién no le ha dado un vuelco el corazón cuando en su extracto bancario ve un adeudo junto a un concepto tan general como el de “comisiones”?.

Y es que hay entidades que ni siquiera se molestan en detallarnos de dónde proviene esa comisión, y si lo hacen la explicación es tan enrevesada que somos incapaces de entenderla.

Las entidades lo ven como algo necesario para sobrevivir, pero los consumidores lo contemplamos como un abuso en toda regla.

Los bancos han estado realizando campañas para hacernos ver que han reducido sus comisiones pero no nos engañemos, esto tiene una “cara B“. Esa cara no es otra que la de exigirnos vinculación máxima para evitar las temidas comisiones.

La vinculación que nos exige el banco, lo único que hace es reducir nuestro poder de negociación.

Además, como se ha señalado al principio de este post, las comisiones que nos cobra el banco son cada vez más caras.

Así, se han incrementado comisiones como las de descubierto. Tener un euro en números rojos aunque sólo sean unas horas, puede salirnos muy caro.

Otro sector que se ve “golpeado” por las comisiones son las personas mayores. Ahora las entidades financieras apuestan por la banca on line ofreciendo servicios gratuitos si operas por internet (como las transferencias nacionales).

Nuestros mayores no utilizan el ordenador habitualmente. Algunos no saben ni qué es eso de internet.

Si os habéis dado cuenta, la mayoría de bancos se quieren “quitar de encima” a un colectivo que no les resulta rentable. ¿Cómo lo hacen?. Disponen de varias “herramientas”:

  • Cobrando por hacer una transferencia por ventanilla (en lugar de hacerla on line).
  • Cobrar por pedir en ventanilla un traspaso entre las propias cuentas del cliente.
  • Cobrando por solicitar al banco datos pasados de nuestra cuenta (si son datos de hace 5 años, nos pueden cobrar hasta 6 euros).

Pero las entidades también “castigan” a quienes no hagan uso de sus tarjetas (normalmente suelen ser personas mayores). Bancos como por ejemplo el Santander, ha duplicado el cobro por mantenimiento de tarjeta desde el 2012.

¿Qué comisiones abusivas nos están cobrando los bancos?.

1.- Comisión por ingresar dinero si no eres cliente de la entidad.

Seguro que muchos de vosotros recordáis el caso de Noel Iglesias. En enero de este mismo año, grabó un video contando su experiencia que se hizo viral.

Este hombre fue a ingresar 10 euros en el Banco Santander para pagar una excursión de su hijo en la cuenta que el colegio tenía con dicha entidad, y le cobraban por ello 10 euros más de comisión. Total, que la excursión le salía por el doble. ¡Una locura!.

2.- Por traspaso de dinero.

Como hemos comentado los bancos cobran por traspasar dinero aunque sea entre nuestras propias cuentas, siempre que no se haga on line. Es la única manera de que el servicio sea gratuito.

3.- Por servicio de alertas en el móvil.

Por ejemplo, Bankinter especifica que el servicio de mensajes es gratis a excepción del servicio de alertas. Este servicio consiste en que te avisan por mensaje de movimientos relevantes en tu cuenta o tarjeta.

Pues bien, si quieres disponer de este servicio, debes suscribirte previamente y además el banco te cobrará por ello. Así Bankinter cobra 0,10 euros siempre que el cargo sea inferior a 50 euros.

4.- Por mantenimiento de cuenta.

Si no cumples con determinados requisitos, los bancos te suelen cobrar comisión por mantener tu cuenta con ellos. ¿Qué requisitos pide el banco para eximirte de pagar comisiones de mantenimiento?:

  • Domiciliar tu nómina o ingresos.
  • Domiciliar recibos.
  • Mantener un saldo medio mensual.
  • Uso de la tarjeta asociada a tu cuenta.

De nuevo Banco Santander te cobra 3 euros al mes por el mantenimiento de su Cuenta 123, que pasarán a ser 8 euros si no cumples las condiciones.

5.- Comisiones por apuntes en cuenta.

Por cada apunte en cuenta, hay bancos que cobran comisión. ¿Por qué?. Porque sí. Por ejemplo BBVA en su “Tarifa de comisiones” especifica que existe una “comisión por información normalizada sobre movimientos de la cuenta“.

En su día ya publicamos un post haciendo referencia a las comisiones que cobran los bancos por sacar dinero en los cajeros. Y es que este asunto merece un capítulo aparte.

¿Dónde puedo averiguar las comisiones que me cobra el banco?.

En principio, cuando abres una cuenta en un banco, uno de los documentos adjuntos al contrato de apertura es la “Tarifa de comisiones“, donde aparecen reflejadas todas las comisiones que te cobrará tu entidad.

Si no te la proporcionan, tienes derecho a solicitarla gratuitamente.

¿Cómo reclamar las comisiones que consideres abusivas?.

En primer lugar, debes dirigirte a tu banco y hablar con el director exponiendo las causas por las que consideras abusiva la comisión o comisiones que te hayan cobrado, apelando que acate el código de buenas prácticas bancarias.

Si pese a ello, el banco se niega a retirar la comisión, puedes proceder a reclamarla por escrito al servicio de atención al cliente de tu banco.

No sé si con todo lo que ha ocurrido, los bancos estarán más sensibilizados ante las reclamaciones de sus clientes, pero mucho me temo que habrá que pasar al tercer paso.

Si ninguna de las opciones anteriores ha funcionado, el tercer paso es proceder a la reclamación de comisiones vía Banco de España.

Recuerda que todas las reclamaciones que presentes deberán ir acompañadas de la documentación que las justifique.

Si has sido víctima de abusos bancarios y necesitas asesoramiento al respecto, no dejes de contactar con nosotros a través de nuestra página web www.garciaslopezasesores.es. Contamos con expertos legales que pueden ayudaros.

Esta semana me despido con una frase del banquero y economista Muhammad Yunus, desarrollador del concepto de microcrédito: “¿Por qué la gente debe ser digna de los bancos?, ¿acaso son los bancos dignos de la gente?”.

Volveremos la semana que viene con un nuevo tema. Hasta entonces, por favor, sed felices.

 

 

 

Tiempo de lectura: 4 minutos

prestamo-para-comprar-un-coche

2016-08-22, Marian López


A la hora de comprar un coche, es necesario analizar previamente las ventajas y desventajas de financiarlo a través de un banco o en el propio concesionario.

En el primer semestre de 2016, según datos de la DGT, se han registrado 664.292 matriculaciones de vehículos. Unos 86.471 más que el primer semestre del año pasado.

Aún muchos de nosotros estamos de vacaciones, pero se acerca septiembre y con “la vuelta al cole“, los que tenemos vehículos con cierta antigüedad, nos planteamos si ha llegado el momento de cambiar de coche.

Es cierto que con la crisis, muchos alargan la vida de sus coches llevándolos a reparar antes de comprar uno nuevo. Pero a veces, esa opción puede salirnos cara.

Si ya te has decidido a comprarte un vehículo nuevo, te interesará conocer las ventajas y desventajas de hacerlo a través de un banco o del propio concesionario.

En primer lugar, debes saber que antes de comprar un coche tendrás que disponer de unos ahorros para la entrada, que rondará entre el 10% y el 25% del valor del vehículo.

En segundo lugar, tanto el banco como el concesionario te aplicarán comisiones de estudio, apertura y cancelación.

Financiación de coches: bancos vs concesionarios.

Las principales ventajas de los concesionarios respecto a los bancos son:

  • Facilidad.
  • Comodidad.
  • Rapidez.
  • Tipo de interés más bajo que en los bancos.
  • Laxitud. Los concesionarios suelen aceptar casos que los bancos descartan.
  • Aceptan nuestro coche usado a cambio de un descuento en el precio total.
  • Descuentos en la compra de tu coche nuevo si financias con la marca.

Pero no todo son ventajas. Los concesionarios también tienen sus inconvenientes respecto a la financiación ofrecida por los bancos.

El objetivo final de un concesionario es venderte el coche, y los vendedores de vehículos no son expertos financieros.

Las ventas de coches se hacen “en caliente“. Un buen vendedor “jugará” con tus emociones y cerrará la venta al momento ofreciéndote un sinfín de facilidades si financias el vehículo directamente con ellos.

Sin embargo, ese mismo vendedor no tiene por qué saber de finanzas. A la hora de ofrecerte la financiación, puede no entender el producto del todo, por lo que las condiciones del préstamo quedarán poco claras.

¿Cuáles serían las desventajas de financiar tu coche en el concesionario?.

1.- Normalmente, el vendedor a la hora de hablarte de tipos de interés, lo hará en términos TIN (no TAE). El Tipo de Interés Nominal (TIN) no engloba gastos ni comisiones.

2.- El importe mínimo financiado será superior al mínimo que dicta el banco.

3.- En la cuota a pagar cada mes se incluyen seguros de protección de pago, seguros de vida, comisiones y cualquier otro “extra” que incluya el concesionario.

4.- Las comisiones de cancelación suelen ser más elevadas que en los bancos.

5.- Al contratar financiación vía concesionario, cedemos la reserva de dominio a la     marca.Esto significa que si queremos vender el coche primero deberemos hacerlo al concesionario, y si ellos no lo quieren, después al mercado.

6.- A veces en los concesionarios nos ofrecen descuentos sólo durante un tiempo determinado y no durante todo el préstamo, por lo que al principio las cuotas serán baratas, pero luego se disparan.

Financiar coches a través de un concesionario no siempre resulta una operación clara.

Debemos ser muy prudentes, ya que entre las condiciones que nos ofertan y lo que de verdad indica el contrato, suele haber bastante diferencia.

Siempre antes de firmar cualquier tipo de financiación es básico leer el contrato detenidamente y si hay algo que no entendamos, preguntarlo hasta que nos quede suficientemente claro.

Entre las ventajas de financiar tu coche a través del banco, se encuentran que los asesores bancarios deben conocer el producto que te ofrecen, por lo que la información será más detallada.

Además en los bancos contamos con mayores opciones de financiación. Existen diferentes ofertas según la entidad y la mayor o menor vinculación con la misma.

Los mejores préstamos bancarios para comprar coche:

1.- Préstamo coche de Kutxabank.

  • TAE: 5,28%
  • Importe desde 1.500 hasta el 100% del valor del coche (máximo 60.000 euros).
  • Cuota constante fija.
  • Plazo máximo: 10 años.
  • A partir de 20.000 euros se puede solicitar online.
  • Comisión de apertura: 1,50%
  • Comisión amortización anticipada: 0,50% si queda un año o menos; 1% si queda más de un año.
  • Requisitos: domiciliación nómina.

2.- Préstamo coche de BBVA.

  • TAE: 6,39%
  • Importe desde 3.000 hasta 75.000 euros.
  • Plazo máximo: 10 años.
  • Se puede contratar online.
  • Sin comisión de estudio.
  • Comisión de apertura: 2,30%
  • Comisión amortización anticipada: 0,50% si queda un año o menos; 1% si queda más de un año.
  • Requisitos: domiciliación nómina.

3.- Préstamo auto de CatalunyaCaixa.

  • TAE: 6,93%
  • Importe hasta 75.000 euros.
  • Plazo máximo: 10 años.
  • Sin comisión de estudio.
  • Sin comisión de apertura si se contrata seguro de auto.
  • Requisitos: domiciliación de nómina, contratar seguros de auto y vida.

4.- Préstamo auto de Banco Santander.

  • TAE: 7,09%
  • Importe: desde 6.000 hasta 90.000 euros.
  • Plazo máximo: 8 años.
  • Comisión de apertura: 1,50%. Financiada si se cumplen condiciones de vinculación.
  • Requisitos (si no se cumplen, la TAE será del 10,35%): domiciliar nómina o seguros sociales (-2%); domiciliar 3 recibos habituales de cargo trimestral (-0,50%); hacer tres pagos al trimestre con tarjeta de débito o crédito (-0,50%).

5.- Crédito auto de Banco Sabadell.

  • TAE: 7,45%.
  • Importe: hasta 60.000 euros
  • Plazo máximo: 6 años.
  • Sin comisión de estudio.
  • Comisión de apertura: 2%
  • Comisión por cancelación anticipada: 0,50%
  • Requisitos: domiciliación de nómina.

Esperamos que si vuestra intención es compraros un coche nuevo, en este artículo encontréis la información suficiente para hacerlo vía banco o vía concesionario.

Recordad leer siempre la letra pequeña y preguntad todo aquello que no sepáis. Para cualquier duda, ya sabéis que podéis contactar con nosotros a través de nuestra página web www.garciaslopezasesores.es

Esta semana me despido con una frase del escritor Carlos Ruiz Zafón: “Cuando no se salda la deuda de un préstamo, hay que pagar intereses. Pero eso no anula la deuda“.

Volveremos la semana que viene con un nuevo tema. Hasta entonces, por favor, sed felices.

 

Tiempo de lectura: 4 minutos

Emoción y bancos

2016-08-15, Marian López


Si ya eres fan de algún grupo de música o actor, ahora también puedes ser fan de tu banco. Las emociones juegan un papel fundamental en tus decisiones financieras.

La consultora EMO Insights, ha elaborado su cuarto estudio sobre las emociones en el sector bancario de particulares en España.

¿Sabéis que el 95% del proceso de toma de decisiones es emocional?. Los bancos han tomado buena nota de ello, y ahora más que nunca se vuelcan en establecer vínculos emocionales con sus clientes para tratar de fidelizarlos.

Seguro que os habéis fijado en el “cambio de rumbo” de los anuncios de banca. Hasta hace poco nos vendían lo bueno que era cada uno a través de atractivas rentabilidades, o asegurando nuestro dinero.

Sin embargo, ahora cuando ves un anuncio de un banco, te hablan de la experiencia que supone ser cliente del mismo. La publicidad habla de emociones, no de rentabilidades.

El banco intenta conectar con el cliente a través de las emociones: ese es el gran cambio que se ha producido en el sector.

Buena prueba de ello es que, actualmente, ante igualdad de tipos a la baja entre entidades, el cliente lo que busca es sentirse satisfecho con el trato recibido.

El estudio realizado por EMO Insights hace especial hincapié en las emociones tanto positivas como negativas, que sienten los clientes hacia su banco de confianza.

Estas emociones se concentran en ocho: cuatro positivas y cuatro negativas.

Las emociones positivas son:

  • Sorpresa.
  • Alegría.
  • Confianza.
  • Agradecimiento.

Las emociones negativas se resumen en:

  • Decepción.
  • Irritación.
  • Frustración.
  • Inseguridad.

La tendencia positiva respecto a las emociones, se ha ido incrementando desde los 19,9 puntos del año 2014 a los 31,9 del 2016.

Siguiendo con dicho estudio, la investigación muestra que el estado emocional del sector bancario español llega a un 50,5% de emociones positivas. De entre todas, la confianza es con un 25,5%, la emoción positiva más destacada.

Por otra parte, también se incrementan las emociones negativas llegando éstas al 49,5%. La decepción con un 26,8% es el sentimiento negativo más experimentado.

Conclusión: con respecto a nuestro banco, nos movemos mayoritariamente entre la confianza y la decepción.

¿Qué tipos de clientes existen?.

Para un banco, existen ocho grupos de clientes: fans, believers, followers, stand by, lost souls, burned out, opponents y amoebas (como veis todos son anglicismos). Pues bien, los fans son los que han experimentado una mayor subida.

Actualmente, uno de cada cuatro clientes se declara “fan incondicional” de su banco principal. Esta cifra se ha incrementado desde el 10,8% en 2013 al 25,3% actual.

Las tendencias emocionales con mayor crecimiento dentro del sector bancario son:

  • Transparencia.
  • Innovación.
  • Ominicanalidad (conexión entre todos los canales de la banca).
  • El papel de las oficinas bancarias.
  • La financiación.

¿Cuáles son los bancos con mayor número de fans?.

ING Direct, Evo Banco y Bankinter son las tres entidades que ofrecen una mayor puntuación, seguidos a distancia por Banco Sabadell, BBVA y Banco Popular.

De entre todas estas entidades, las que se han esforzado más por conseguir conectar con sus clientes a través de las emociones, han sido: CaixaBank, Banco Popular, Bankia y Banco Sabadell.

¿Cuál de las tendencias emocionales genera emociones negativas?.

El paso de la multicanalidad a la ominicanalidad es el que genera mayor tendencia emocional negativa.

Hasta hace relativamente poco, los bancos apostaron por la estrategia multicanal como parte innovadora de su negocio. Ello suponía que el cliente pudiera realizar operaciones vía teléfono móvil o vía online sin necesidad de acudir a su banco.

Sin embargo, ahora se ha dado un paso más allá con la multicanalidad. Esta nueva estrategia, implica conectar todos esos canales entre sí.

Se habla de la banca móvil como un pequeño “mini-banco” a través de la cual consultar cuentas, hacer traspasos, comprar y vender en Bolsa, invertir en fondos, efectuar pagos, etc.

Sin embargo, las necesidades de los clientes van a un ritmo más rápido que el de introducir las mejoras necesarias en el sistema. Esto genera frustración en los clientes que ven cómo la operación que desean hacer no pueden ejecutarla por fallos de sistema.

Así el 15% de los clientes de banca, se sienten irritados al tener que acudir obligatoriamente a la sucursal para realizar determinados trámites.

El 9,7% de los clientes consideran “limitada” la operativa móvil. El 12,5% de clientes se sienten frustrados con su banco porque depende de la persona de contacto, te dicen una cosa u otra.

Para finalizar, un 11,1% sienten frustración por no poder realizar las operaciones por el canal que les gustaría.

¿Qué tendencias emocionales generan emociones positivas?.

La bajada de los tipos de interés junto al aumento en la concesión de financiación, han generado emociones positivas.

El 36,4% de los clientes se sienten agradecidos con su banco principal porque éste les ha dado financiación cuando la han necesitado, frente al 10,6% que se han sentido decepcionados cuando su banco no les ha concedido dicha financiación.

Por otra parte, el 42,4% de los clientes se sienten sorprendidos  con la agilidad de su banco a la hora de tramitar la financiación, frente a un 10% de clientes irritados por la lentitud de su banco a la hora de gestionar un préstamo o crédito.

Pese al creciente número de oficinas bancarias cerradas, esto no es algo que preocupe en exceso a los clientes.

De hecho, el cliente de banca prefiere calidad a cantidad. Lo que valoran es que las oficinas de su banco, aunque sean pocas, estén pensadas para el cliente.

En este sentido, Bankinter, ING Direct y EVO Banco, pese a ser algunas de las entidades con una red de oficinas más reducida, son los bancos mejor posicionados en el ranking.

Si necesitáis algún tipo de orientación respecto a vuestras finanzas, ya sabéis que desde www.garciaslopezasesores.es, estaremos encantados de ayudaros a que encontréis el banco o producto bancario que mejor se adapte a vuestras necesidades.

Esta semana me despido con una frase de Winston Churchill que puede resumir perfectamente lo que el cliente espera que le diga su banco: “No tiene sentido decir que lo hacemos lo mejor que podemos. Tenemos que lograr hacer lo que es necesario”.

Volveremos la semana que viene con nuevos contenidos, hasta entonces por favor, sed felices.

 

Tiempo de lectura: 4 minutos

pedi prestamo-01_m

2016-04-18, Marian López


La mayoría de nosotros hemos recurrido al préstamo para cubrir alguna necesidad o simplemente para darnos un capricho.

Tanto en un caso como en otro, cegados por ese brillante maravilloso que ya vemos en nuestro dedo, o acuciados por la urgencia de algún imprevisto, no somos capaces de pensar con detenimiento en las consecuencias de nuestra decisión.

Y es que a veces, analizar bien algunos aspectos clave del préstamo que vamos a pedir, puede suponer la diferencia entre una solución o un problema aún mayor.

En nuestro post semanal, vamos a enumerar una serie de cosas que deberíamos tener en cuenta al pedir un préstamo.

Pasos previos.

1.- Evalúa tus necesidades. Es el primer paso antes de continuar, ya que existen diferentes créditos en función de cada necesidad (minicréditos, anticipos de nómina, préstamos personales, etc).

Es conveniente escoger el préstamo que se adapte mejor a nuestras necesidades. Si contratamos una modalidad de préstamo errónea, nos puede salir más caro que si lo hacemos de manera adecuada.

2.- Haz números. Una vez que tenemos bien identificada nuestra necesidad y el préstamo que mejor se adapta a cubrir la misma, es hora de hacer números.

Existen simuladores de préstamos que te ayudarán a conocer la cuota que deberás pagar mensualmente por el importe solicitado. Así sabrás de antemano si puedes afrontar o no el pago de dicha cuota durante el plazo que dure el préstamo.

3.- Compara. Hay muchas ofertas en el mercado. Si tu banco-pese a tu vinculación-, no te ofrece algo atractivo, busca fuera.

A lo mejor, los productos que tiene tu banco no encajan y encuentras otros en otras entidades con condiciones más flexibles que se adaptan mejor a lo que buscas.

4.- Infórmate. Empápate bien de todas las características de cada producto que te ofrezcan los bancos y antes de solicitar el préstamo, lee muy bien toda la documentación que te proporcionen.

5.- Pregunta. Si no entiendes algo de lo que lees, que no te de vergüenza preguntar. Los comerciales de las entidades financieras, están ahí para despejar todas vuestras dudas.

¡Cuidado! No firméis nada que no hayáis entendido previamente, y si no os basta con la explicación del banco, acudid a un profesional hasta que os quede claro.

Una vez que ya te has decidido a pedir el préstamo.

1.- Atención al tipo de interés. Aquí es donde nos encontramos con el eterno dilema: ¿qué tipo de interés debemos tener en cuenta, el TIN o la TAE?. ¿En qué consisten cada uno de ellos?.

  • TIN (Tipo de Interés Nominal). Es el interés que pagamos por el dinero que nos prestan.
  • TAE (Tasa Anual Equivalente o Efectiva). La TAE incluye el TIN, las comisiones y los gastos de la operación. Además tiene en cuenta el plazo de amortización. Representa lo que realmente nos costará el préstamo.

Por este motivo, aunque en los folletos de los préstamos aparezca el TIN por resultar un tipo de interés menor, hay que fijarse en la TAE, ya que ésta nos indica cuál es el coste real del préstamo.

2.- Presta atención a las comisiones. Otro “truco” para saber si el préstamo lleva aparejadas comisiones elevadas es mirar la TAE. Ésta suele ser más elevada que el TIN.

Si la diferencia entre la TAE y el TIN no es muy grande, eso significa que no hay ninguna comisión o gasto “oculto”. En cambio, si la TAE es mucho más elevada que el TIN (más de un 0,5% adicional), nos indica que el préstamo cuenta con un importe elevado de comisiones y gastos.

Por tanto, un TIN muy bajo puede ir acompañado de comisiones elevadas. Para que no se te pasen por alto, las comisiones más frecuentes son:

  • Comisión de estudio.
  • Comisión de apertura.
  • Comisión por cambio de condiciones.
  • Comisión por amortización anticipada.
  • Comisión por cancelación.

Recuerda: para conocer lo que nos costará el préstamo, hay que fijarse siempre en la TAE.

3.- Vinculación al banco. Cuando vayas a solicitar un préstamo, comprobarás que el tipo de interés que tengas que pagar, puede verse reducido cuanta mayor sea tu vinculación con la entidad.

¿Cuáles son esos productos que te pedirá el banco que contrates con ellos para que te salga más barato el préstamo?.

  • Domiciliación de nómina o ingresos.
  • Domiciliación de recibos.
  • Contratación de seguros (como por ejemplo el de protección de pagos).

4.- Ten en cuenta tu solvencia. Resulta paradójico, pero cuanta mayor sea tu capacidad económica, mejores serán las condiciones que te aplicará el banco. Normalmente, los intereses más bajos, el banco se los reserva para los clientes más solventes.

Seguro que te suena esta frase: “Para ir a pedir un préstamo al banco, debes demostrar que no lo necesitas”.

5.- Calcula tu cuota mensual. Cuando ya hayas pactado las condiciones de tu préstamo con el banco, no olvides calcular cuánto vas a pagar cada mes. Dentro de la cuota estarán incluidos tanto el capital que vas amortizando como los intereses.

6.- Ojo al plazo de amortización. Es el tiempo que tendrás para devolver el dinero que te presta el banco más los intereses. No olvides que cuanto mayor sea el plazo de amortización, mayores serán los intereses que tengas que abonar.

7.- Averigua si hay periodo de carencia y lo que te cuesta. Hay bancos que ofrecen la posibilidad de aplazar los pagos al inicio del préstamo. Sucede más en préstamos a largo plazo. Existen dos tipos de carencia:

  • Carencia total: durante el tiempo de carencia no pagarás nada.
  • Carencia parcial: el tiempo que dure la carencia sólo pagarás la parte de la cuota que corresponda a los intereses.

Debéis saber que la carencia no es gratis. Los intereses se siguen generando sobre la totalidad del capital prestado, haciendo que se incremente la cantidad total que tendréis que abonar al banco.

Si pese a todo lo dicho en este post, os siguen quedando dudas, ya sabéis que podéis consultárnoslas a través de nuestra página web www.garciaslopezasesores.es.

Hasta la semana que viene. Y por favor, no olvidéis ser felices.

 

Tiempo de lectura: 3 minutos

Heredar ahorros

2016-03-21, Marian López


Heredar no es fácil. Hay que tener claro qué hacer para evitar quebraderos de cabeza.

A la desagradable noticia de la muerte de un familiar, muchas veces se une la angustia de no saber gestionar la herencia que podamos recibir.

Para ello, nada mejor que acudir a un profesional que nos pueda orientar. En este post intentaremos ofreceros algunas claves sobre qué pasos hay que dar en caso de heredar unos ahorros.

Antes de nada, debéis saber que ningún banco se queda con el dinero del fallecido, ni aún en el caso de que no apareciesen familiares, herederos o descendientes directos reclamando la herencia. Si ello sucediese, la entidad declararía la cuenta “en abandono“.

Otra puntualización importante: para actuar correctamente hay que tener en cuenta que llegado el momento de aceptar una herencia, también se aceptan todas las deudas que pudiera tener el fallecido.

1.- Primer paso: comunicación del fallecimiento.

Una vez que hayamos superado el amargo trago de recibir una noticia como la de la muerte de algún familiar o allegado, lo primero que debemos hacer es comunicar dicho fallecimiento al banco o bancos donde el fallecido tuviera cuentas.

2.- Bloqueo de cuentas del fallecido.

Tras la comunicación al banco del fallecimiento, las cuentas bancarias del titular fallecido se bloquean a la espera de que se justifique quién o quienes son sus herederos.

Dentro de estas cuentas bancarias se incluyen: cuentas corrientes, cuentas nómina o depósitos a plazo fijo.

Para saber en qué bancos tenía alguna cuenta corriente el fallecido, hay que acudir a la Agencia Tributaria.

Otros productos de ahorro como fondos de inversión o una cartera de valores se incluyen en la “masa hereditaria“, quedando pendientes de la resolución final de la herencia.

3.- Certificar ante el banco que tú tienes derecho a heredar.

 El derecho hereditario se certifica presentando el certificado de defunción y el registro de actos de última voluntad, junto con una copia autorizada del último testamento.

De esta manera, será posible que obtengamos información y detalles sobre la situación financiera del difunto.

También será necesario acreditar el derecho a la adjudicación de bienes, lo que posibilita que podamos disponer de los saldos, una vez que se haya liquidado el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (diferente según la Comunidad Autónoma en la que vivas).

4.- Qué ocurre si hay más titulares en la cuenta.

Los autorizados en cuenta pierden todos los poderes de gestión, mientras que los cotitulares recibirán el 50% del dinero (capital por el que tributan a Hacienda), sin pagar ningún impuesto hereditario. El resto se repartirá según testamento.

5.- Las deudas también se heredan.

Llegado el momento de aceptar una herencia, también estamos aceptando la deuda que conlleva.

Por este motivo, aceptar una herencia no es obligatorio. Podemos renunciar a la misma ya que la aceptación de herencia lleva implícito recibir no sólo los ahorros, sino también las deudas como préstamos personales o hipotecas si las hubiera.

Es muy importante “hacer números” y comprobar si las deudas superan los beneficios. En caso afirmativo, tú como heredero, tendrías que pagarlas con tu propio patrimonio.

¿Qué opciones tengo para evitar que esto suceda?.

  • Si se sabe que las deudas superan el beneficio, lo más aconsejable es la renuncia a la herencia.
  • En caso de que no sepamos si las deudas superan el beneficio, se puede aceptar la herencia “a beneficio de inventario“, que consiste en la realización de un inventario de bienes y deudas, y sólo si una vez liquidadas esas deudas quedara un excedente, éste pasaría al heredero.

Esperamos que estos cinco puntos os sirvan al menos como una pequeña orientación en el caso de que os veáis en esas circunstancias.

No obstante, al tratarse de un tema algo complicado, lo mejor es acudir a profesionales que os puedan aconsejar en los pasos a seguir para que el procedimiento llegue a “buen puerto“.

Desde www.garciaslopezasesores.es, nos comprometemos a ayudaros en lo que necesitéis. Podéis contactar con nosotros sin compromiso a través de nuestra página web.

Volveremos la semana que viene con nuevos contenidos. Hasta entonces, sed felices.

 

Tiempo de lectura: 5 minutos

Precacuciones invertir

2016-02-01, Marian López


 

Es recomendable tomar una serie de precauciones antes de invertir en cualquier producto financiero. Una mala decisión, puede suponer un verdadero problema.

No son pocos los clientes que vienen en busca de asesoramiento cuando han sufrido las consecuencias de haber firmado algo sin entenderlo.

Debéis saber que en un contrato, vuestra firma se interpreta como que aceptáis las condiciones del mismo. Por eso es muy recomendable acudir a profesionales que puedan asesoraros a conciencia.

Empecemos por el principio: el MIFID establece tres categorías de clientes con diferentes niveles de protección según te encuentres en una u otra categoría.

¿Qué es el MIFID?.

El MIFID es la Directiva sobre Mercados de Instrumentos Financieros (Markets in Financial Instruments Directive). Esta Directiva persigue entre otras cosas, unificar el mercado de servicios financieros de la Unión Europea, así como proteger a los inversores.

Categoría de clientes según MIFID.

El MIFID establece tres categorías de clientes:

  • Contrapartes elegibles. Clientes con el máximo conocimiento, experiencia y capacidad financiera. El nivel de protección que les otorga MIFID es menor.
  • Clientes profesionales. Aquellos que poseen la experiencia, conocimientos y capacidad financiera necesarios para tomar sus propias decisiones de inversión y valorar correctamente los riesgos que conllevan estas decisiones. El nivel de protección de MIFID es medio.
  • Clientes minoristas. No profesionales con conocimientos y experiencia en los mercados financieros limitados  (aquí es donde nos encontramos la mayoría de nosotros). Nivel de protección máximo.

Si eres un cliente minorista, debes tomar aún más precauciones antes de invertir. Recuerda que además requerirás más protección por parte de la entidad.

Lo primero que debes hacer como inversor, es conocer tu perfil de inversión: conservador, moderado o arriesgado.

Reflexiona sobre el nivel de riesgo que estás dispuesto a asumir, analiza cuál es tu situación económica (gastos, ingresos, deudas) y qué rendimientos te gustaría obtener (cantidad que te gustaría conseguir, en qué plazo y para qué).

Debes tener claro cuál es tu perfil de inversor:

  • Estar dispuesto a asumir pérdidas, si tienes un perfil arriesgado.
  • Conformarte con rentabilidades ajustadas, si tu perfil es conservador.

Las primeras precauciones que hay que tomar antes de invertir son:

  • Asegurarte de que contratas con entidades autorizadas (¡mucho cuidado con los “chiringuitos financieros”!).
  • Antes de tomar cualquier decisión, tómate el tiempo que sea necesario.
  • Solicita la información por escrito.
  • No firmes nada que no entiendas.
  • Conserva siempre toda la documentación que firmes: contratos, información sobre los productos financieros contratados y justificantes de las operaciones que realices. Te servirán como prueba ante cualquier posible reclamación.

Como inversor minorista o particular, gozas del mayor grado de protección según el MIFID.

¿Qué obligaciones tiene la entidad?.

  • Actuar de forma honesta, imparcial y profesional.
  • Recabar información sobre el cliente.
  • Proporcionar información clara y no engañosa por escrito, antes de que el cliente tome una decisión respecto a su inversión. En esta información, deben constar datos sobre la entidad, los servicios que presta, los productos que comercializa, así como los gastos y costes asociados a los mismos.
  • Mantener informado al cliente periódicamente.
  • Informar de la existencia del folleto informativo registrado en la CNMV (Comisión Nacional de Valores).
  • Ofrecer productos en base a las circunstancias personales de cada cliente.

Ante de venderte un producto, el banco tiene la obligación de evaluar si éste es conveniente o no para ti. Esto lo hará a través del llamado “test de conveniencia”, si lo que se va a contratar es un producto financiero complejo (futuros, swaps, warrants…).

Si se trata de productos no complejos (acciones, valores de renta fija, fondos de inversión…), sólo en el caso de que seas tú quien tome la iniciativa de contratarlo, y no el banco, no existe obligación de valorar si el producto es adecuado no para ti.

Cuando es el banco quien ofrece productos de inversión, lo que debe hacer es evaluar tu idoneidad  a través del “test de idoneidad”. Lo que valora este test es si lo que se te ha recomendado responde a tus objetivos de inversión, si puedes asumir el riesgo que conlleva el producto y si posees conocimientos y experiencia suficientes para comprender dichos riesgos.

Así pues, distinguiremos entre:

Test de conveniencia. Valora tus conocimientos y experiencia. Se hacen preguntas como:

  • Tipos de productos y servicios que conoces.
  • Frecuencia, volumen y naturaleza de las operaciones que vayas a realizar.
  • Nivel de estudios y profesión.

Test de idoneidad. Con él se pretende asegurar que las recomendaciones que te ha hecho el banco son las más adecuadas para ti, teniendo en cuenta tu situación particular. Las preguntas que se hacen son:

  • Conocimientos y experiencia previos (recogidos en el test de conveniencia).
  • Tu situación financiera (nivel de ingresos, patrimonio, gastos y pagos periódicos, etc).
  • Objetivos de inversión (tipo de riesgo que estás dispuesto a asumir, tiempo que deseas mantener tu inversión).

Sé por experiencia propia, que contestar a tantas preguntas (muchas de ellas personales), resulta un tanto incómodo, pero si no le damos esa información al banco, difícilmente nos podrán asesorar adecuadamente.

No obstante recuerda firmar si consideras que pese a los test:

  • Has sido asesorado, pero el producto no es conveniente para ti.
  • No has sido asesorado.
  • No has aportado información suficiente para ser evaluado.

El banco tiene la obligación de darte una copia de tu evaluación.

Asimismo, deben informarte del Fondo Garantía de Inversiones (FOGAIN)  al que se encuentra adherido el banco. Este Fondo, en determinadas circunstancias, puede indemnizarte hasta con 100.000 euros en caso de que la entidad resulte insolvente.

Más precauciones que debes tomar antes de invertir.

¡Ojo con la publicidad!. Muchos de los folletos de los productos pueden resultar engañosos:

  • No incluyen toda la información necesaria para que puedas decidirte por el producto en concreto.
  • Lo que se intenta con la publicidad, es hacer el anuncio lo más atractivo posible. Por ello, la información suele ser bastante limitada y la letra pequeña pasa desapercibida  en muchas ocasiones.
  • Si no van acompañados de las advertencias adecuadas, pueden generar expectativas poco realistas.

¿Cuáles son las prácticas incorrectas más comunes en publicidad?.

  • Que la letra pequeña contenga información relevante.
  • Que se transmita una idea de ganancia segura.
  • Que se garantice la rentabilidad sin correr riesgos. No existe una inversión 100% exenta de riesgos.

¿Dónde puedes acudir a reclamar?.

Para reclamar sobre un producto financiero, hay que seguir una serie de pasos:

  1. Presentar una reclamación ante el Servicio de Atención al Cliente (SAR) o Defensor del Cliente del propio banco (lo localizarás en la página web de la entidad).
  2. Si en un plazo de dos meses no obtienes respuesta o ésta no es satisfactoria, puedes dirigirte a la Oficina de Atención al Inversor de la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores).
  3. El plazo máximo para la resolución del expediente es de 4 meses.

Si pese a todo, decides reclamar vía judicial y necesitas un abogado, no dudes en consultárnoslo a través de nuestra página web www.garciaslopezasesores.es. A lo largo de estos años, nos hemos hecho cargo de alguna que otra reclamación a entidades financieras.

Esperamos que este post sobre “precacuciones antes de invertir”, os resulte útil. Si lo conseguimos, habremos cumplido nuestro objetivo.

La semana que viene volveremos con un nuevo tema. Hasta entonces, sed felices.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Comisiones cajeros

2015-12-28, Marian López


Los bancos tienen hasta el 1 de enero de 2016 para adaptarse a la nueva norma que regula las comisiones. Así queda el nuevo mapa de comisiones en cajeros.

En plena vorágine consumista, los usuarios de cajeros se exponen a pagar un plus por sacar dinero de un banco diferente al suyo. Estas nuevas comisiones, han empezado a aplicarse ya por algunas entidades que han decidido adelantar su puesta en marcha aprovechando estas fiestas.

Antes de entrar a analizar cómo será el nuevo mapa de comisiones en cajeros, debemos tener en cuenta una serie de puntos:

En primer lugar, debéis saber que es vuestro banco el que decide. Cuando saquéis dinero en un banco diferente al habitual ocurrirá la siguiente:

  1. El banco del que saquéis dinero le cobrará una comisión a vuestro banco.
  2. Vuestro banco asumirá el coste de esa comisión o bien os la hará pagar a vosotros (entera o parte).
  3. Vuestro banco no os podrá cargar una comisión más alta de la que a ellos les ha cobrado el otro banco.

En segundo lugar, vuestro contrato cambiará. En el contrato que firmáis al recibir una tarjeta, figuran las comisiones por sacar dinero en los cajeros. En caso de que esa comisión cambiase, el banco está obligado a informaros como mínimo, con dos meses de antelación.

No podrán subiros las comisiones hasta que no os informen sobre ello y pasen como mínimo dos meses desde el aviso.

Si vuestro banco no os avisase y empezara a cobraros una comisión superior a la que pagabais hasta ahora, debéis reclamar para que os devuelvan el importe.

¿Cómo podéis hacer dicha reclamación?. Para reclamar que os devuelvan el importe cobrado de más, podéis hacerlo por escrito ante el Defensor del Cliente del propio banco.

Si pasan dos meses y no os contestan o no estáis de acuerdo con la contestación recibida, podéis reclamar ante el Banco de España.

Sin embargo, sí podrán bajaros las comisiones de manera inmediata en caso de que os estén cobrando más de lo que vuestro banco paga al dueño del cajero.

Una vez aclarados estos puntos, podemos entrar de lleno a ver cómo quedará el nuevo mapa de comisiones en cajeros.

El pasado 2 de octubre se aprobó un Real Decreto Ley por el que se impide el cobro de un doble recargo por sacar dinero en efectivo de un cajero.

Antes de la entrada en vigor de dicho decreto ley, nos encontrábamos con que a veces teníamos que pagar dos comisiones: una por usar el cajero y otra llamada tasa de intercambio, que es la que se cobran los bancos entre sí.

A partir de ahora, será el propietario del cajero el que podrá cobrar al emisor de la tarjeta, quien decidirá si repercute esa comisión. Es decir, al propietario de la tarjeta no le repercute directamente el cobro de la comisión, sino que ésta repercute sobre la entidad que decidirá lo que hacer.

El nuevo mapa de comisiones en cajeros, se estructura en base a tres grandes acuerdos entre las distintas entidades.

Primer grupo: Banco Popular, Bankinter, Cajamar, Laboral Kutxa, Caja Rural y Deutsche Bank.

No han hecho pública aún la cifra exacta que cobrarán, pero podría estar en torno a los 0,65 euros en lo que califican como “condiciones ventajosas” para sus clientes a la hora de sacar dinero en el conjunto de sus cajeros.

Por su parte, Bankinter ha suscrito acuerdos bilaterales con el resto de entidades que componen este primer grupo, para no cobrarle nada a sus clientes por sacar dinero siempre que lo hagan en cualquiera de los cajeros de dichas entidades.

Segundo grupo: Banco Sabadell, Bankia y Red Euro 6000.

Estas entidades han llegado a un acuerdo por el que aplicarán una comisión de 0,65 euros. Los clientes de estos bancos y de la Red Euro 6000 podrán sacar dinero en efectivo en cualquiera de sus cajeros con esa comisión máxima de 0,65 euros.

Entre los tres, suponen un 37% del total de cajeros en nuestro país.

Banco Sabadell ha indicado que asumirá la comisión a sus clientes. Por tanto, si eres cliente del Banco Sabadell y utilizas cualquiera de los cajeros integrados en este grupo, no pagarás ninguna comisión.

En la Red Euro 6000 están integradas: Kutxabank, Ibercaja, Grupo Liberbank, BMN, Abanca, Unicaja, Caja España-Duero, Caja Sur, Caixa Ontinyent, Colonya Caixa Pollença y CecaBank. Los clientes que utilicen cualquiera de sus cajeros para sacar dinero, pagarán una comisión de 0,45 euros.

Aún está por decidir qué comisión cobrarán a los usuarios ajenos a estas entidades que utilicen sus cajeros.

Tercer grupo: Banco Santander, BBVA y CaixaBank.

 Los tres grandes bancos son los que más cajeros tienen. Han decidido no agruparse y comunicar por separado que cobrarán entre 1,5 y 2 euros a los no clientes. Sus comisiones a no clientes son las más elevadas.

¿Cuál es nuestra recomendación?.

Desde www.garciaslopezasesores.es, recomendamos que cuando vayáis a sacar dinero a un cajero, lo hagáis desde el cajero de vuestro banco. Así os evitaréis pagar comisión alguna.

Si no tenéis más remedio que utilizar un cajero ajeno, con este mapa os podéis hacer una idea de lo que os cobrarán.

Recordad que la nueva normativa se aprobó exclusivamente para evitar la doble comisión en la retirada de efectivo en cajeros automáticos. Por tanto, a partir de ahora sólo os pueden cobrar una única comisión por sacar dinero en efectivo en cajeros ajenos a los de vuestro banco habitual.

Ante cualquier duda, ya sabéis que podéis consultar nuestra página web www.garciaslopezasesores.es, estaremos encantados de atenderos.

Como siempre, la semana que viene volveremos con nuevos contenidos. Os deseamos un Feliz Año Nuevo. Ojalá vuestros deseos puedan verse cumplidos.

 

Tiempo de lectura: 5 minutos

creditos-para-autonomos

2015-10-26, Marian López


Más de tres millones de españoles, están dados de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). Las entidades financieras no son ajenas a estos datos, y se lanzan a la captura del colectivo. En nuestro post estudiaremos las ofertas del banco a autónomos.

En primer lugar, vamos a tratar de analizar si existe un perfil de autónomo. Teniendo en cuenta las estadísticas, casi el 70% de los autónomos son personas mayores de 40 años y de éstos, el 65,5% pertenecen al género masculino.

Por tanto hablaríamos de un hombre mayor de 40 años, sin trabajadores y que cotiza por la base mínima. Es un perfil que claramente requiere unos productos financieros específicos.

La pregunta sigue siendo la misma, ¿ofrecen los bancos productos específicos para los autónomos?.

Lo ideal sería que los bancos pudiesen cubrir tanto las necesidades de financiación como las de ahorro. Las entidades financieras, viendo que este colectivo puede incrementar considerablemente su base de clientes, se han “puesto las pilas” y ya son varias las que cuentan con productos diseñados para este colectivo.

Productos que ofrece el banco a los autónomos:

1.- Cuenta corriente. Es la primera vía de comunicación cliente-banco. Para el autónomo es importante que estas cuentas no tengan gastos (cero comisiones), que además estén remuneradas o que en su defecto, cuenten con algunas ventajas como devolución de un porcentaje de los recibos domiciliados o de algunos impuestos como el IVA o el IRPF.

La “oferta estrella” del banco a los autónomos en este aspecto es la cuenta nómina en la que se equiparan los ingresos regulares del autónomo a los de un salario por cuenta ajena.

Por ejemplo, recientemente Bankinter ha sacado al mercado su “Cuenta No-Nómina“. Se trata de una cuenta remunerada al 5% TAE el primer año y el 2% TAE el segundo, con liquidación de intereses semestral.

El importe máximo a remunerar es 5.000 euros y el cliente además debe cumplir una serie de requisitos para acceder a estas ventajas (ingresos mínimos de 1.000 euros, recibos domiciliados, gasto mínimo con la tarjeta de crédito, etc).

Además de estar remunerada o contar con la devolución de un porcentaje de los recibos domiciliados, insisto en la necesidad de que la cuenta esté libre de comisiones para las operaciones básicas (administración y mantenimiento o transferencias gratis).

La Cuenta Expansión de Banco Sabadell es otro ejemplo, con tarjetas gratis, sin comisión de mantenimiento, devolución del 3% de los recibos domiciliados y banca a distancia gratuita. Para ello habrá que cumplir con los requisitos que pide la entidad.

2.- Tarjetas de crédito. Es otro de los productos que puede ofrecer el banco a los autónomos.

El uso de tarjetas de crédito y débito es útil a corto plazo. Son muchas la entidades que ofrecen una serie de ventajas en este tipo de tarjetas como descuentos en las gasolineras, en viajes, restaurantes.

La Caixa cuenta con una serie de tarjetas para empresas, autónomos y colectivos. La Tarjeta de Negocios de BBVA también está pensada para autónomos y profesionales liberales incorporando entre otras ventajas, seguro de accidentes y asistencia en viajes o asesoramiento jurídico.

3.- Préstamos para la adquisición de equipos informáticos o maquinaria. Antes que montar tu propio despacho, es fundamental hoy en día tener un ordenador con el que comunicarte, darte a conocer.

Por tanto, otro producto que puede ofrecer el banco a los autónomos es un préstamo competitivo. Prestar al autónomo inicialmente un dinero que éste devuelva en un plazo determinado, con unas condiciones ventajosas.

4.- Pólizas de crédito. Estas pólizas deberían ofrecerse a un tipo de interés no muy elevado, con pocas comisiones y renovaciones previsibles.

Una póliza de crédito no es más que un préstamo con vencimiento a tiempo determinado, las diferencias con un préstamo personal “normal” es que en este tipo de pólizas el cliente puede disponer del dinero de manera aleatoria en función de sus necesidades.

No olvidemos que es importante el hecho de que exista la posibilidad de renovación.

5.- Préstamos hipotecarios. Entre los productos que puede ofrecer el banco a los autónomos también se encuentran los préstamos hipotecarios.

Para un autónomo, contar con su propia oficina, o con su nave industrial, es otra cuestión fundamental. Disponer de un lugar donde reunirse con sus clientes, o una nave que le permita el uso de su maquinaria y espacio de almacenaje, son otros factores determinantes en el desarrollo de su negocio.

El autónomo debería encontrar en el banco a su mejor socio en el que poder centralizar todo su negocio.

6.- Leasing. Es una opción tanto para el alquiler de vehículos como para el de ordenadores, con la posibilidad de quedártelos en caso de que te dieran un buen rendimiento.

BBVA, La Caixa o Banco Santander son sólo algunas de las entidades que disponen de este servicio para autónomos.

7.- Renting. Es el alquiler a medio y largo plazo de determinados bienes que nos ayudan a llevar a cabo nuestra actividad, sin que tengamos intención de quedárnoslos en propiedad más adelante.

Por ejemplo, en Banco Sabadell ofrecen distintos tipos de renting según la necesidad de la empresa o el profesional. Así cuentan con el InfoRenting para el alquiler de equipos informáticos, AutoRenting para el de vehículos o EquipRenting para alquiler de maquinaria agrícola.

8.- Banca on line gratuita. Otro producto que puede ofrecer el banco a los autónomos es una banca on line sin comisiones con la que operar de manera ágil.

Un aspecto muy importante del que no debemos olvidarnos es cómo rentabilizar nuestros ahorros. Para ello son fundamentales dos coordenadas: el plazo y la finalidad.

Los bancos suelen rentabilizar las puntas de tesorería con cuentas remuneradas o depósitos a corto plazo. Aunque actualmente, con los tipos en mínimos, la rentabilidad que puedan ofrecer sea bastante escasa.

A más largo plazo y teniendo en cuenta la delicada situación por la que atraviesan la mayoría de autónomos a la hora de jubilarse, lo ideal sería poder trabajar con bancos que ofreciesen una atractiva oferta tanto de planes de pensiones como de fondos.

En definitiva, los productos que puede ofrecer el banco a los autónomos son diversos, pero a las entidades financieras aún les queda un largo camino: entender en profundidad el negocio de dichos autónomos y saber solventar sus problemas en lugar de incrementarlos.

Muchas veces la cantidad de condiciones requeridas por los bancos es tal que tristemente se acaba desistiendo, algo que no debería suceder.

Esperamos que estas breves pinceladas os sirvan como orientación sobre lo que tenéis a vuestra disposición a través de entidades financieras.

Existe una nueva corriente de financiación alternativa a los bancos, pero ese ya será el contenido de un próximo post.

Si estáis interesados en obtener más información, no dudéis en contactar con nosotros a través de nuestra página web www.garciaslopezasesores.es Estaremos encantados de poder ayudaros a resolver vuestras dudas.

Os esperamos la semana que viene. Hasta entonces, por favor, sed felices.

 

 

 

 

 

 

 

 

Tiempo de lectura: 4 minutos

FILE - In this March 5, 2012 file photo, consumer credit cards are posed in North Andover, Mass. The rate of severely late credit card payments dipped nationally in the first three months of the year, even as banks issued more cards to borrowers with less-than-stellar credit, according to an analysis by credit reporting agency TransUnion. (AP Photo/Elise Amendola, File)

2015-08-31, Marian López


Muchos de nosotros estamos preparando ya el regreso a la rutina tras disfrutar de las vacaciones. Es precisamente durante esos días, cuando nos damos cuenta de que hasta en los chiringuitos de playa más recónditos, aceptan la tarjeta de crédito como medio de pago.

Y es que cada vez son menos los que utilizan el dinero en efectivo y se unen al “club del plástico“, muchas veces por razones prácticas. La verdad, que te roben doscientos euros duele bastante más que el robo de una tarjeta.

El dinero es muy probable que no lo recuperes, en cambio basta una simple llamada para anular tu tarjeta y en una semana tienes otra completamente nueva.

Sólo en nuestro país hay 67,48 millones de tarjetas en circulación según datos del Banco de España correspondientes al primer trimestre del 2015. La tarjeta de crédito se ha convertido en el medio de pago más utilizado en el mundo.

No sé si conocéis la noticia de que Dinamarca podría convertirla en el medio de pago principal. El Gobierno de este país ha propuesto prescindir del dinero en efectivo en determinados comercios (como ropa, restaurantes o gasolineras), con el fin de ahorrar costes financieros y administrativos. Además esta medida ayudaría a luchar contra la economía sumergida.

Sin embargo, las tarjetas de crédito se pueden convertir en un arma de doble filo si no sabes cómo emplearlas. Hay que utilizarlas con cautela y conociendo bien cuáles son sus condiciones.

Ante el exceso de oferta, conviene antes de nada, conocer qué tipos de tarjetas de crédito existen, para después analizar qué factores debo tener en cuenta para elegir mi tarjeta de crédito.

Tipos de tarjetas de crédito.

Según las ventajas que ofrecen:

  • Tarjetas de crédito gratuitas. Las tarjetas de crédito cuentan con una serie de comisiones por emisión, renovación y mantenimiento. Estas comisiones suelen oscilar entre los 15 y los 80 euros. Sin embargo, actualmente existe un gran número de tarjetas en el mercado sin comisiones.
  • Tarjetas de crédito on line. Son aquellas que se pueden contratar a través de Internet.
  • Tarjetas de crédito sin cambiar de banco. Normalmente, la misma entidad en la que tenemos nuestro dinero, nos suele ofrecer tarjetas de crédito sin que ni siquiera lo pidamos. Sin embargo, si queremos tener una tarjeta de crédito de otro banco distinto al nuestro, podemos hacerlo. Bastará con asociar una cuenta a la nueva tarjeta. Así podrás beneficiarte de ventajas que te ofrezca ésta.

Según el emisor:

  • Tarjetas de crédito Visa. Una marca muy potente asociada a proporcionar la máxima seguridad. La mayoría de los usuarios de nuestro país tiene una tarjeta Visa.
  • Tarjetas MasterCard. Se pueden utilizar en más de 32 millones de lugares en el mundo, siendo una de sus ventajas principales las promociones en espectáculos, eventos, museos, etc. Para conocerlas, es mejor visitar su página web (www.mastercard.com/es).
  • Tarjetas American Express. Su marca es sinónimo de calidad de servicio. Es la tarjeta por excelencia de aquellos que quieran sentirse “vip“. Conceden mucha importancia al cliente. Entre las ventajas que ofrecen están su programa de puntos, seguros y una serie de servicios adicionales entre los que se incluyen cambio de moneda, agencia de viajes,etc.

Qué factores debes tener en cuenta para elegir la mejor tarjeta de crédito:

1.- Forma de pago. Las entidades ofrecen la posibilidad de escoger entre pago único o pago aplazado.

¿En qué consiste cada una de las formas de pago?.

  • Pago único: todo el dinero que has gastado con tu tarjeta a lo largo del mes, se abona bien a final del mismo mes, bien a principios del mes siguiente.
  • Pago aplazado: de la cantidad gastada, se paga una cantidad fija cada mes o un porcentaje.

2.- Tipo de interés. Las tarjetas de crédito funcionan como medio de pago y como vía de financiación. Cuando las utilizas, estás disponiendo de un dinero a crédito y eso no es gratis. Hay que pagar un interés por ese dinero que te adelanta el banco y cuyo pago se aplaza.

Es el banco quien establece el tipo de interés que cobrará a sus clientes. Éste suele ser fijo- entre el 12% y el 29% TAE- y aparece en el contrato que firmas cuando contratas la tarjeta. En ese mismo contrato se indica si el interés es mensual o anual.

Además de este interés por pago aplazado, existen dos tipos más de interés que te pueden aplicar y deben venir también recogidos en el contrato:

  • Tipo de interés de saldos excedidos. Se aplica cuando sobrepasas el límite de tu tarjeta de crédito. Si por ejemplo, tienes un límite de 1.000 euros mensuales y gastas 1.500, sobre esos 500 euros te aplicarán este interés.
  • Tipo de interés de demora. Se aplica cuando no hay dinero suficiente en tu cuenta para pagar el cargo mensual de la tarjeta. En este último caso, el banco te puede cargar una comisión por reclamación que también debe venir recogida en el contrato.

3.- La cuota anual. La mayoría de entidades optan por ofrecer tarjetas gratuitas a sus clientes año tras año (sin coste de emisión ni renovación). Sin embargo, hay entidades que sí cobran por disponer de la tarjeta el primer año y otras en las que el primer año la tarjeta no tiene coste alguno para el cliente, pero a partir del segundo año deja de ser gratuita. Esta comisión suele ser más baja si tienes domiciliada tu nómina o ingresos en el banco que te la concede.

4.- Seguros incluidos en la tarjeta. Estoy convencida de que si nos preguntan qué seguros lleva aparejada nuestra tarjeta de crédito y qué se cubre con ellos, la mayoría de nosotros no tenemos ni idea.

Si leéis bien vuestro contrato, veréis que las tarjetas de crédito suelen llevar seguros asociados que son gratuitos y con cobertura en caso de robo, seguro antifraude, asistencia en viajes e incluso algunas, seguro de accidentes.

5.- Descuentos incluidos. Muchas tarjetas de crédito incluyen descuentos en determinados establecimientos (como por ejemplo gasolineras). Otras te devuelven un porcentaje de las compras que hayas hecho (entre el 1% y el 3%).

Una vez más y por defecto profesional, insisto en la necesidad de leer atentamente cualquier contrato antes de firmarlo. Soy consciente de que es una tarea que puede resultar un tanto farragosa -dada la cantidad de términos financieros incomprensibles para la mayoría, y el tamaño reducido de la letra-, pero es muy importante de cara a evitar sorpresas desagradables.

Si pese a vuestro empeño, os queda alguna duda, siempre podéis consultarnos. En www.garciaslopezasesores.es ponemos a vuestra disposición nuestros conocimientos para ayudaros en aquello que necesitéis.

A la gran mayoría de vosotros, os deseo un feliz regreso de vacaciones.

La semana que viene volveremos con nuevos contenidos.

 

Tiempo de lectura: 4 minutos

subrogacion-hipoteca-cambio-banco

2015-05-11, Marian López


Esta semana leíamos en la prensa cómo el Banco de España, sigue alentando a las entidades para que continúen los cierres de oficinas bancarias.

Según este organismo, pese a que ya se han cerrado muchas sucursales, aún es necesario realizar más ajustes que nos acerquen al modelo de banca de nuestros vecinos europeos.

El sistema financiero español ocupa los últimos puestos con respecto al resto de Europa.

A pesar de que el proceso de reestructuración bancaria que se está llevando a cabo en nuestro país, está llegando a sus últimas etapas, según el Banco de España para ser eficientes hay que llevar a cabo nuevos recortes. Se estima que aún se podrían cerrar entre 1.000 y 3.000 oficinas.

Todo esto se traduce por un lado, en más paro para aquellos que no tengan cabida en la nueva organización de su empresa, y de otro lado, en incertidumbre para los clientes que se sienten desorientados.

Estos clientes, necesitan depositar toda su confianza en el banco con el que trabajan. Pero llegados a estas alturas, no somos pocos los que nos preguntamos… Mi banco “¿será de fiar?”.

La mayoría de los asesores, no nos cansamos de aconsejar a nuestros clientes que diversifiquen. Es decir, que no concentren todo su dinero o sus préstamos en un mismo banco. Pese a ello, siempre tendremos un banco con el que trabajaremos más a gusto.

Es en ese momento, cuando te asaltan las dudas: ¿en qué me beneficia cambiarme de banco?, ¿qué factores debo tener en cuenta?, ¿cómo puedo cambiar de entidad?.

En este post intentaremos abordar esas cuestiones para tratar de facilitaros algunas respuestas.

¿Qué significa cambiar de banco?

Cambiar de banco es una práctica bastante extendida. Significa mover el dinero de un banco a otro.

Parece que en nuestro país se le está “perdiendo el miedo” a eso de irse del “banco de toda la vida”. Muchos clientes no se limitan ni a un sólo banco, ni a tener sólo una cuenta abierta. Las causas de este cambio pueden deberse a una creciente competencia y al auge de la banca online.

¿Por qué cambiar?. ¿En qué me beneficia?.

  1. Nos permite aprovecharnos de ofertas que puedan tener otros bancos. Por ejemplo, cuentas remuneradas a mejor tipo, que te paguen un tanto por ciento por cambiar tu plan de pensiones, remuneración si traspasas tu fondos a otra entidad, etc.
  2. Menos comisiones. Otro de los motivos que nos conducen a cambiar de banco son las elevadas comisiones que nos pueden cobrar en la entidad donde depositamos nuestros ahorros. Antes de hacer el cambio habría que analizar cuánto nos cobra nuestro banco y en qué concepto (mantenimiento de cuenta, transferencias, tarjetas).
  3. Beneficios al domiciliar la nómina. Muchos bancos ofrecen ventajas a quienes domicilien su nómina en ellos. Además de la exención de comisiones, también existen ventajas a la hora de solicitar un préstamo (el tipo de interés que te aplican es menor con nómina y recibos domiciliados en el nuevo banco).
  4. Descuento en recibos domiciliados. Hay entidades como por ejemplo Banco Sabadell que te devuelve cada mes el 2% de los recibos que tengas domiciliados en sus oficinas.
  5. Dar el paso a la era digital. Ahora por internet es todo mucho más fácil. Para tu operativa diaria, todo son ventajas: sin apenas comisiones, sin ceñirse a horarios ni esperar largas colas. Puedes operar directamente desde el ordenador de tu casa.

Tipos de cambio de banco:

  1. Cambiar la nómina de banco. Consiste en domiciliar la nómina en otro banco bien para aprovecharnos de alguna promoción puntual, para dejar de pagar comisiones o para conseguir regalos.
  2. Cambiar los ahorros. Podemos tener la hipoteca en un banco y los ahorros en otro. Recordad lo que os he comentado al principio: hay que diversificar “por lo que pueda pasar”. Además hoy en día, “ya no se lleva” estar “atado” al mismo banco toda nuestra vida.
  3. Cambiar nuestra pensión a otro banco. Si tenéis plan de pensiones, en cuanto empiece la campaña, veréis como muchas entidades os pagan una “bonificación” si decidís traspasar vuestro plan.
  4. Cambiar la hipoteca de banco. Es lo que se conoce como subrogación de hipoteca. Ojo porque aquí hay que tener en cuenta que si nos subrogamos, los gastos de notario, y de los nuevos seguros asociados al préstamo (vida y hogar), tendríamos que asumirlos nosotros. Aún así, si nuestra hipoteca tiene ya algunos años, ahora que los tipos de interés están tan bajos, veremos que  hay ofertas suculentas en el mercado.

¿En qué debemos fijarnos?

    • Cláusula de permanencia. Hay que revisar todos los productos que tenemos contratados antes de dar el paso, ya que algunos de ellos pueden contener una cláusula de permanencia que te “obligue” a seguir vinculado con tu banco. Si decides irte, probablemente tengas que pagar una penalización.
    • Cambiar las domiciliaciones bancarias. De esto se suele encargar nuestro nuevo banco. Basta que le pases una relación de lo que tienes domiciliado. Aún así, “no está de más” que lo supervises por si acaso.
    • Cancelar las tarjetas. Asegurarse de que estén todas dadas de baja.
    • Dejar la cuenta o cuentas a cero y cancelarlas. Es recomendable solicitar un justificante al banco de dicha cancelación para evitar problemas.

¿Por qué no cambiar de banco?

Hay clientes que se sienten satisfechos con el trato que les da su banco, y no están dispuestos a cambiar. Y es que cuando algo va bien  ¿por qué cambiarlo?.

Sin embargo, siempre es bueno estar informado sobre las ventajas que ofrecen los demás bancos y valorar nuestra satisfacción real analizando lo que hacen las otras entidades.

Nuestro perfil como cliente, y nuestras necesidades pueden irse modificando a lo largo de los años. Estas circunstancias serán las que determinen si permanecemos en nuestro banco “de siempre” o buscamos otras opciones.

Cambiar de entidad es una decisión muy importante en la que debemos tener en cuenta todos los factores enumerados en este post. Además, no todos los bancos son igual de solventes, y ese es otro factor en el que fijarse.

No es necesario “cambiar por cambiar”. Hay que fijarse en si realmente dicho cambio nos aporta más ventajas que desventajas. Y es que a veces “Más vale malo conocido que bueno por conocer”

Como siempre, ya sabéis que si queréis hacerme alguna consulta, podéis hacerlo a través de marian@garciaslopezasesores.es