tarjetas Tag

Tiempo de lectura: 4 minutos

Financiación gastos escolares

2016-08-29, Marian López


Se acerca peligrosamente la temida “vuelta al cole” y con ella los gastos escolares. ¿Qué opciones existen para financiar esos gastos?.

Como cada año en estas fechas, a los que somos padres nos empiezan a temblar las piernas ante la llegada de dos hechos cruciales: el fin de las vacaciones y la “vuelta al cole“.

El fin de las vacaciones es un drama en sí mismo, pero el regreso a los colegios incrementa los gastos de nuestra ya maltrecha economía doméstica.

No nos hemos recuperado de los gastos del verano, cuando nos acecha otro gasto aún más temido: libros, uniformes y material escolar, se convierten en nuestra peor pesadilla.

Además de llegar en un mal momento, estos gastos se adelantan cada vez más. Así las reservas de libros, por ejemplo, empiezan en junio y se cierran a principios de agosto.

Los descuentos en uniformes son otra de las partidas escolares que se adelantan. Normalmente las promociones se hacen en el mes de julio y agosto, antes de que empiece el curso en sí.

Como ya hemos comentado, contando con los gastos de verano, los gastos escolares hacen que nuestra “cuesta post vacacional” se nos haga más cuesta arriba.

En este post os hablaremos sobre las distintas opciones que existen en el mercado para financiar esos gastos escolares.

1.- Financiación en la propia tienda.

Las grandes superficies nos ofrecen un amplio abanico de promociones y ofertas con los que afrontar de manera más “cómoda” los gastos escolares.

Existen diferentes opciones de financiación. Os pondré dos ejemplos de grandes superficies muy conocidas en nuestro país.

Cuenta Abierta de El Corte Inglés.

El mensaje con el que nos intentan seducir es: “Empieza a equiparte y no pagues hasta el 31 de octubre“.

Se trata de una línea de crédito exclusiva para clientes con Tarjeta de compra de El Corte Inglés. Tu solicitud será estudiada por la Financiera del centro y si la aprueban, podrás ir cargando todas las compras escolares hasta alcanzar la totalidad del importe asignado.

El plazo para contratar este crédito se abrió el 06/06/2016 y hasta el 30/09/2016.

Con la Cuenta Abierta de El Corte Inglés podrás comprar:

  • Libros de texto.
  • Uniformes.
  • Moda y zapatería infantil.
  • Material escolar.
  • Moda y calzado deportivo.

El importe total se podrá abonar a partir del 31 de octubre. Para ello existen cuatro opciones:

  • Un único pago al 6,17% TAE.
  • 3 cuotas sin intereses al 6,16% TAE.
  • 6 cuotas al 8,89% TAE (las tres primeras sin intereses).
  • 9 cuotas, a lo largo del curso escolar, al 11,29% TAE (las tres primeras sin intereses).

Tarjeta PASS de Carrefour.

Se trata de una tarjeta con la que podrás financiar tus compras en tres o diez meses.

  • Con la modalidad Tarjeta PASS 3 meses podrás hacer compras desde 90 hasta 2.000 euros sin intereses.
  • La modalidad Tarjeta PASS a 10 meses, te permitirá hacer compras desde 200 euros (al 11,81% TAE máximo) hasta 2.000 euros (al 1,10% TAE mínimo).

Al igual que ocurre en El Corte Inglés, para que te otorguen la tarjeta, se necesita aprobación previa de la Financiera de Carrefour.

Una diferencia importante entre ambas es que mientras la Cuenta Abierta de El Corte Inglés funciona como una carta de compra en la que podrás acumular tus compras durante más de tres meses, en Carrefour sólo se pueden financiar los artículos adquiridos en un mismo ticket de compra, de una vez.

2.- Nómina como fuente de financiación.

Si tienes tu nómina domiciliada en el banco, dispones de algunas opciones para afrontar gastos:

  • Anticipo de nómina. Resulta más económico que solicitar un préstamo. Te abonarán en tu cuenta el importe de tu salario que se descontará cuando tu empresa te abone el sueldo. También se puede fraccionar en plazos cortos.

           Inconvenientes: se tiene que abonar el dinero en un plazo muy breve de tiempo.

          Ventajas: el coste es menor que pedir un préstamo.

  • Préstamo nómina. De concesión rápida. Tienen un límite de mensualidades (de 3 a 5). Se exige cierta antigüedad con la nómina domiciliada (igual que con el anticipo). Los plazos de devolución son superiores a los del anticipo (de 6 meses a 2 años). Los tipos de interés son más bajos que otros préstamos personales.

3.- Tarjetas de crédito.

La última de las opciones sobre las que os hablaré para afrontar los gastos de la “vuelta al cole“, son las tarjetas de crédito.

Es la opción más utilizada. Las tarjetas más recomendables son las de pago aplazado con las que podrás fraccionar los gastos y sus tipos de interés suelen ser más bajos que los de la mayoría de tarjetas de crédito.

Inconvenientes: su coste de financiación. Los tipos de interés de las tarjetas son más elevados que los de los préstamos personales.

Las entidades de crédito lo saben y por eso hablan en términos de “tipo de interés mensual” en vez de anual. Ojo con esto porque deberéis  tenerlo en cuenta a la hora de elegir el modo de financiar vuestros gastos.

Ventajas: su flexibilidad tanto a la hora de fraccionar los pagos como a la hora de cancelar la financiación. En los préstamos personales suele haber comisión por cancelación anticipada.

Un último consejo: a la hora de financiar tus gastos escolares, intenta evitar los mini créditos. Son préstamos de pequeñas cantidades para los que no se suele exigir apenas documentación.

Los mini créditos se otorgan en un plazo muy breve de tiempo e incluso existen entidades que te permitirán solicitar un crédito aunque estés en el listado de morosos.

Todas esas supuestas “ventajas” exigen una “contraprestación” que no es otra que la de contar con unos tipos de interés tan elevados que rozan la usura.

Un mini crédito puede ser una solución momentánea para solucionar tu problema, pero a la larga lo único que hará será multiplicarlo, ya que devolverás muchísimo más de lo que te han prestado.

Ya sabéis que ante cualquier duda, podéis contactar con nosotros a través de nuestra página web www.garciaslopezasesores.es.

Recuerda que para poder sobrellevar mejor los gastos, lo importante es hacer una correcta planificación antes de que éstos lleguen.

Esta semana me despediré con una frase de Séneca al respecto: “La economía es la ciencia de cercenar los gastos superfluos“.

La semana que viene volveremos con nuevos contenidos. Hasta entonces, por favor, sed felices.

 

 

 

 

Tiempo de lectura: 4 minutos

Comisiones cajeros

2015-12-28, Marian López


Los bancos tienen hasta el 1 de enero de 2016 para adaptarse a la nueva norma que regula las comisiones. Así queda el nuevo mapa de comisiones en cajeros.

En plena vorágine consumista, los usuarios de cajeros se exponen a pagar un plus por sacar dinero de un banco diferente al suyo. Estas nuevas comisiones, han empezado a aplicarse ya por algunas entidades que han decidido adelantar su puesta en marcha aprovechando estas fiestas.

Antes de entrar a analizar cómo será el nuevo mapa de comisiones en cajeros, debemos tener en cuenta una serie de puntos:

En primer lugar, debéis saber que es vuestro banco el que decide. Cuando saquéis dinero en un banco diferente al habitual ocurrirá la siguiente:

  1. El banco del que saquéis dinero le cobrará una comisión a vuestro banco.
  2. Vuestro banco asumirá el coste de esa comisión o bien os la hará pagar a vosotros (entera o parte).
  3. Vuestro banco no os podrá cargar una comisión más alta de la que a ellos les ha cobrado el otro banco.

En segundo lugar, vuestro contrato cambiará. En el contrato que firmáis al recibir una tarjeta, figuran las comisiones por sacar dinero en los cajeros. En caso de que esa comisión cambiase, el banco está obligado a informaros como mínimo, con dos meses de antelación.

No podrán subiros las comisiones hasta que no os informen sobre ello y pasen como mínimo dos meses desde el aviso.

Si vuestro banco no os avisase y empezara a cobraros una comisión superior a la que pagabais hasta ahora, debéis reclamar para que os devuelvan el importe.

¿Cómo podéis hacer dicha reclamación?. Para reclamar que os devuelvan el importe cobrado de más, podéis hacerlo por escrito ante el Defensor del Cliente del propio banco.

Si pasan dos meses y no os contestan o no estáis de acuerdo con la contestación recibida, podéis reclamar ante el Banco de España.

Sin embargo, sí podrán bajaros las comisiones de manera inmediata en caso de que os estén cobrando más de lo que vuestro banco paga al dueño del cajero.

Una vez aclarados estos puntos, podemos entrar de lleno a ver cómo quedará el nuevo mapa de comisiones en cajeros.

El pasado 2 de octubre se aprobó un Real Decreto Ley por el que se impide el cobro de un doble recargo por sacar dinero en efectivo de un cajero.

Antes de la entrada en vigor de dicho decreto ley, nos encontrábamos con que a veces teníamos que pagar dos comisiones: una por usar el cajero y otra llamada tasa de intercambio, que es la que se cobran los bancos entre sí.

A partir de ahora, será el propietario del cajero el que podrá cobrar al emisor de la tarjeta, quien decidirá si repercute esa comisión. Es decir, al propietario de la tarjeta no le repercute directamente el cobro de la comisión, sino que ésta repercute sobre la entidad que decidirá lo que hacer.

El nuevo mapa de comisiones en cajeros, se estructura en base a tres grandes acuerdos entre las distintas entidades.

Primer grupo: Banco Popular, Bankinter, Cajamar, Laboral Kutxa, Caja Rural y Deutsche Bank.

No han hecho pública aún la cifra exacta que cobrarán, pero podría estar en torno a los 0,65 euros en lo que califican como “condiciones ventajosas” para sus clientes a la hora de sacar dinero en el conjunto de sus cajeros.

Por su parte, Bankinter ha suscrito acuerdos bilaterales con el resto de entidades que componen este primer grupo, para no cobrarle nada a sus clientes por sacar dinero siempre que lo hagan en cualquiera de los cajeros de dichas entidades.

Segundo grupo: Banco Sabadell, Bankia y Red Euro 6000.

Estas entidades han llegado a un acuerdo por el que aplicarán una comisión de 0,65 euros. Los clientes de estos bancos y de la Red Euro 6000 podrán sacar dinero en efectivo en cualquiera de sus cajeros con esa comisión máxima de 0,65 euros.

Entre los tres, suponen un 37% del total de cajeros en nuestro país.

Banco Sabadell ha indicado que asumirá la comisión a sus clientes. Por tanto, si eres cliente del Banco Sabadell y utilizas cualquiera de los cajeros integrados en este grupo, no pagarás ninguna comisión.

En la Red Euro 6000 están integradas: Kutxabank, Ibercaja, Grupo Liberbank, BMN, Abanca, Unicaja, Caja España-Duero, Caja Sur, Caixa Ontinyent, Colonya Caixa Pollença y CecaBank. Los clientes que utilicen cualquiera de sus cajeros para sacar dinero, pagarán una comisión de 0,45 euros.

Aún está por decidir qué comisión cobrarán a los usuarios ajenos a estas entidades que utilicen sus cajeros.

Tercer grupo: Banco Santander, BBVA y CaixaBank.

 Los tres grandes bancos son los que más cajeros tienen. Han decidido no agruparse y comunicar por separado que cobrarán entre 1,5 y 2 euros a los no clientes. Sus comisiones a no clientes son las más elevadas.

¿Cuál es nuestra recomendación?.

Desde www.garciaslopezasesores.es, recomendamos que cuando vayáis a sacar dinero a un cajero, lo hagáis desde el cajero de vuestro banco. Así os evitaréis pagar comisión alguna.

Si no tenéis más remedio que utilizar un cajero ajeno, con este mapa os podéis hacer una idea de lo que os cobrarán.

Recordad que la nueva normativa se aprobó exclusivamente para evitar la doble comisión en la retirada de efectivo en cajeros automáticos. Por tanto, a partir de ahora sólo os pueden cobrar una única comisión por sacar dinero en efectivo en cajeros ajenos a los de vuestro banco habitual.

Ante cualquier duda, ya sabéis que podéis consultar nuestra página web www.garciaslopezasesores.es, estaremos encantados de atenderos.

Como siempre, la semana que viene volveremos con nuevos contenidos. Os deseamos un Feliz Año Nuevo. Ojalá vuestros deseos puedan verse cumplidos.

 

Tiempo de lectura: 4 minutos

Tarjetas revolving

2015-11-09, Marian López


Las tarjetas revolving se han convertido en el comodín perfecto para comprar a plazos, pero ¿son realmente el producto más adecuado?.

Se acerca la Navidad y los bancos-cual buenos samaritanos-, nos ofrecen todo tipo de tarjetas para facilitar nuestras compras. Como siempre, antes de tener que lamentarnos, es preferible saber bien lo que firmamos.

Una de las “tarjetas estrella” del catálogo son las tarjetas revolving. Enseguida veremos cómo funcionan y si realmente son tan beneficiosas para nosotros como nos las pintan.

¿Qué es una tarjeta revolving?.

Se denomina así a una modalidad de tarjetas de crédito en las que todos los pagos se encuentran aplazados. Su particularidad reside en que a cambio del pago de una cuota fija mensual, una vez abonados total o parcialmente los importes dispuestos, el saldo vuelve a estar disponible en la cuantía que corresponda.

¿Cómo funcionan las tarjetas revolving?.

 Ya hemos dicho que las tarjetas revolving son instrumentos de pago que nos permiten aplazar nuestras compras. En este momento muchos de vosotros os preguntaréis: pero, ¿No son tarjetas de crédito?.

En realidad, las tarjetas revolving se asemejan más a un préstamo que a una tarjeta de crédito. Se diferencia de éstas en el modo de pago. Con las revolving podemos realizar el pago aplazado mediante una cuota fija al mes. También se diferencian de los préstamos en el tipo de interés, mucho más elevado en las tarjetas revolving que en un crédito personal.

De hecho, el tipo de interés que se aplica por el uso de tarjetas revolving se establece actualmente entre el 11% y el 25% interanual, por lo que al consumidor, su uso le sale hasta cuatro veces más caro que un préstamo personal.

Es muy probable que tu banco ya te haya ofrecido este tipo de tarjetas alguna vez ya que generalmente se conceden de forma gratuita, lo que las hace mucho más atractivas.

Veremos muy claro el funcionamiento de las tarjetas revolving con el siguiente ejemplo:

Supongamos que necesitamos dinero, y solicitamos un préstamo de 1.000 euros a un interés del 29%.

Préstamo personal. El cálculo para saber cuánto pagaríamos es muy sencillo: 1.000 euros al 29% a 12 meses = 1.000 eur x 29% interés= 1.290 euros (capital + intereses). Dividiendo los 1.290 euros entre 12 meses, 1.290:12= 107,50 euros/mes.

Con el préstamo personal, pagaríamos una cuota al mes de 107,50 euros durante un año. Transcurridos los 12 meses, habríamos abonado la totalidad del préstamo.

Tarjeta revolving. El mismo ejemplo, una deuda de 1.000 euros al 29% de interés.

A diferencia del préstamo personal, el “revolving” no estipula un plazo determinado para devolver el dinero prestado. Tu banco te da la opción de que tú escojas qué cantidad quieres pagar al mes. Lo que ocurre es que en tu liquidación mensual, pagarás como mínimo un 3% de la deuda que mantengas.

Sigamos con el ejemplo: 1.000 euros x 3%= 30 euros.

Pagarás una cuota mínima de 30 euros al mes. Veamos qué sucede el primer mes. Decides pagar lo mínimo porque no te darás cuenta y en un año (por ejemplo), tendrás en tu dedo ese anillo que tanto deseas.

Haces “la cuenta de la vieja“: 1.000 euros – 30 euros de la primera cuota = 970 euros. Eso sería lo que te quedaría por pagar según tus cálculos… ¡Pues no!, te equivocas.

Durante todo ese mes, se han estado generando unos intereses del 29% (ya no os acordabais, ¿eh?) sobre esos 1.000 euros iniciales. Esos intereses ascienden a 24,17 euros.

Por tanto, le debes al banco 970 euros (capital pendiente) + 24,17 euros (intereses)= 994,17 euros. Sólo has conseguido descontar 5,83 euros de tu deuda.

Eso sin tener en cuenta las comisiones que os cobrarán si hay algún recibo impagado, o te retrasas en el pago.

¿A qué ya no pinta tan bien como al principio?. Y esto sucederá cada mes hasta que liquides tu deuda. La solución pasa bien por liquidarla en su totalidad, bien por incrementar la cuota y pagarla cuanto antes.

Cuanto más tiempo tardéis en saldar vuestra deuda, más intereses se os generarán y más dinero deberéis al banco, por lo que cada vez os costará más pagarla.

Consejos antes de adquirir una tarjeta revolving.

Una vez más, os digo aquello de “cuidado con la letra pequeña“.

  • Antes de contratar una tarjeta revolving lee bien todas las condiciones. ¡Atención a los contratos de tarjetas firmados en centros comerciales!. No debes firmar el contrato “a la ligera“. Solicita una copia del mismo: no pueden negarse a facilitártelo para que lo leas tranquilamente en casa.
  • Fíjate bien en el porcentaje de interés que pagarás al mes, así como la TAE anual. Con esta TAE podrás comprobar si realmente te sale rentable la tarjeta revolving o es mejor solicitar un préstamo personal en el que se te aplique un interés más bajo (hay préstamos personales al 6,5%).

Antes de realizar una financiación a través de una tarjeta revolving, debemos tenerlo muy claro porque no suele ser una operación rentable, a no ser que no nos quede otro remedio que aplazar los pagos de una compra porque no dispongamos de dinero en ese momento.

¿Qué puedo hacer si ya he firmado el contrato?.

¡Qué no cunda el pánico!. Si ya has firmado el contrato de tu tarjeta revolving, debes saber que puedes anularlo. Envía una carta certificada con acuse de recibo al Servicio de Atención al Cliente (SAC) de la entidad en la que notifiques tu deseo irrevocable de baja inmediata. Cuando tengas la confirmación de Correos de que han recibido la notificación, estarás legalmente desvinculado del contrato.

¿Y si ya tengo una tarjeta revolving?.

Si eres de los “afortunados” a los que les han “endosado” una tarjeta revolving o simplemente, las has solicitado tú voluntariamente, no te preocupes. No todo es malo en las tarjetas revolving.

La flexibilidad en el pago, es una de las características que hace más atractivas este tipo de tarjetas.

Además, el uso de las tarjetas revolving te puede sacar de un apuro en caso de que nos dispongas de efectivo para afrontar determinados gastos como la vuelta al cole, compras de emergencia, o permitirte un capricho como un viaje o un fin de semana en un hotel de cinco estrellas.

Eso sí, recuerda conservar todos los resguardos de compra para posibles reclamaciones.

Como siempre, las cosas hay que hacerlas “con cabeza“. Si se hace un uso adecuado, de manera puntual y controlando lo que gastas, las tarjetas revolving pueden ser una buena opción.

Espero todos los que leáis este post, entendáis lo que es y cómo funciona una tarjeta revolving. Si pese a todo, os ha quedado alguna duda, ya sabéis que podéis consultarnos sin compromiso a través de nuestra página web www.garciaslopezasesores.es

Que seáis muy felices.

Tiempo de lectura: 4 minutos

FILE - In this March 5, 2012 file photo, consumer credit cards are posed in North Andover, Mass. The rate of severely late credit card payments dipped nationally in the first three months of the year, even as banks issued more cards to borrowers with less-than-stellar credit, according to an analysis by credit reporting agency TransUnion. (AP Photo/Elise Amendola, File)

2015-08-31, Marian López


Muchos de nosotros estamos preparando ya el regreso a la rutina tras disfrutar de las vacaciones. Es precisamente durante esos días, cuando nos damos cuenta de que hasta en los chiringuitos de playa más recónditos, aceptan la tarjeta de crédito como medio de pago.

Y es que cada vez son menos los que utilizan el dinero en efectivo y se unen al “club del plástico“, muchas veces por razones prácticas. La verdad, que te roben doscientos euros duele bastante más que el robo de una tarjeta.

El dinero es muy probable que no lo recuperes, en cambio basta una simple llamada para anular tu tarjeta y en una semana tienes otra completamente nueva.

Sólo en nuestro país hay 67,48 millones de tarjetas en circulación según datos del Banco de España correspondientes al primer trimestre del 2015. La tarjeta de crédito se ha convertido en el medio de pago más utilizado en el mundo.

No sé si conocéis la noticia de que Dinamarca podría convertirla en el medio de pago principal. El Gobierno de este país ha propuesto prescindir del dinero en efectivo en determinados comercios (como ropa, restaurantes o gasolineras), con el fin de ahorrar costes financieros y administrativos. Además esta medida ayudaría a luchar contra la economía sumergida.

Sin embargo, las tarjetas de crédito se pueden convertir en un arma de doble filo si no sabes cómo emplearlas. Hay que utilizarlas con cautela y conociendo bien cuáles son sus condiciones.

Ante el exceso de oferta, conviene antes de nada, conocer qué tipos de tarjetas de crédito existen, para después analizar qué factores debo tener en cuenta para elegir mi tarjeta de crédito.

Tipos de tarjetas de crédito.

Según las ventajas que ofrecen:

  • Tarjetas de crédito gratuitas. Las tarjetas de crédito cuentan con una serie de comisiones por emisión, renovación y mantenimiento. Estas comisiones suelen oscilar entre los 15 y los 80 euros. Sin embargo, actualmente existe un gran número de tarjetas en el mercado sin comisiones.
  • Tarjetas de crédito on line. Son aquellas que se pueden contratar a través de Internet.
  • Tarjetas de crédito sin cambiar de banco. Normalmente, la misma entidad en la que tenemos nuestro dinero, nos suele ofrecer tarjetas de crédito sin que ni siquiera lo pidamos. Sin embargo, si queremos tener una tarjeta de crédito de otro banco distinto al nuestro, podemos hacerlo. Bastará con asociar una cuenta a la nueva tarjeta. Así podrás beneficiarte de ventajas que te ofrezca ésta.

Según el emisor:

  • Tarjetas de crédito Visa. Una marca muy potente asociada a proporcionar la máxima seguridad. La mayoría de los usuarios de nuestro país tiene una tarjeta Visa.
  • Tarjetas MasterCard. Se pueden utilizar en más de 32 millones de lugares en el mundo, siendo una de sus ventajas principales las promociones en espectáculos, eventos, museos, etc. Para conocerlas, es mejor visitar su página web (www.mastercard.com/es).
  • Tarjetas American Express. Su marca es sinónimo de calidad de servicio. Es la tarjeta por excelencia de aquellos que quieran sentirse “vip“. Conceden mucha importancia al cliente. Entre las ventajas que ofrecen están su programa de puntos, seguros y una serie de servicios adicionales entre los que se incluyen cambio de moneda, agencia de viajes,etc.

Qué factores debes tener en cuenta para elegir la mejor tarjeta de crédito:

1.- Forma de pago. Las entidades ofrecen la posibilidad de escoger entre pago único o pago aplazado.

¿En qué consiste cada una de las formas de pago?.

  • Pago único: todo el dinero que has gastado con tu tarjeta a lo largo del mes, se abona bien a final del mismo mes, bien a principios del mes siguiente.
  • Pago aplazado: de la cantidad gastada, se paga una cantidad fija cada mes o un porcentaje.

2.- Tipo de interés. Las tarjetas de crédito funcionan como medio de pago y como vía de financiación. Cuando las utilizas, estás disponiendo de un dinero a crédito y eso no es gratis. Hay que pagar un interés por ese dinero que te adelanta el banco y cuyo pago se aplaza.

Es el banco quien establece el tipo de interés que cobrará a sus clientes. Éste suele ser fijo- entre el 12% y el 29% TAE- y aparece en el contrato que firmas cuando contratas la tarjeta. En ese mismo contrato se indica si el interés es mensual o anual.

Además de este interés por pago aplazado, existen dos tipos más de interés que te pueden aplicar y deben venir también recogidos en el contrato:

  • Tipo de interés de saldos excedidos. Se aplica cuando sobrepasas el límite de tu tarjeta de crédito. Si por ejemplo, tienes un límite de 1.000 euros mensuales y gastas 1.500, sobre esos 500 euros te aplicarán este interés.
  • Tipo de interés de demora. Se aplica cuando no hay dinero suficiente en tu cuenta para pagar el cargo mensual de la tarjeta. En este último caso, el banco te puede cargar una comisión por reclamación que también debe venir recogida en el contrato.

3.- La cuota anual. La mayoría de entidades optan por ofrecer tarjetas gratuitas a sus clientes año tras año (sin coste de emisión ni renovación). Sin embargo, hay entidades que sí cobran por disponer de la tarjeta el primer año y otras en las que el primer año la tarjeta no tiene coste alguno para el cliente, pero a partir del segundo año deja de ser gratuita. Esta comisión suele ser más baja si tienes domiciliada tu nómina o ingresos en el banco que te la concede.

4.- Seguros incluidos en la tarjeta. Estoy convencida de que si nos preguntan qué seguros lleva aparejada nuestra tarjeta de crédito y qué se cubre con ellos, la mayoría de nosotros no tenemos ni idea.

Si leéis bien vuestro contrato, veréis que las tarjetas de crédito suelen llevar seguros asociados que son gratuitos y con cobertura en caso de robo, seguro antifraude, asistencia en viajes e incluso algunas, seguro de accidentes.

5.- Descuentos incluidos. Muchas tarjetas de crédito incluyen descuentos en determinados establecimientos (como por ejemplo gasolineras). Otras te devuelven un porcentaje de las compras que hayas hecho (entre el 1% y el 3%).

Una vez más y por defecto profesional, insisto en la necesidad de leer atentamente cualquier contrato antes de firmarlo. Soy consciente de que es una tarea que puede resultar un tanto farragosa -dada la cantidad de términos financieros incomprensibles para la mayoría, y el tamaño reducido de la letra-, pero es muy importante de cara a evitar sorpresas desagradables.

Si pese a vuestro empeño, os queda alguna duda, siempre podéis consultarnos. En www.garciaslopezasesores.es ponemos a vuestra disposición nuestros conocimientos para ayudaros en aquello que necesitéis.

A la gran mayoría de vosotros, os deseo un feliz regreso de vacaciones.

La semana que viene volveremos con nuevos contenidos.

 

Tiempo de lectura: 3 minutos

Cajero dinero

2015-07-13, Marian López


 

Casi sin darnos cuenta estamos ya a mediados de julio. Algunos ya estaréis agotando vuestros últimos días de vacaciones, pero una inmensa mayoría de españoles aún estamos planeando las nuestras.

Uno de los alicientes que tiene el verano es que precisamente durante esta estación se tienen más días libres, circunstancia que aprovechamos para marcharnos de viaje y desconectar al cien por cien.

Más allá de los preparativos de maletas y logística de transporte, nos preguntamos qué es más cómodo para afrontar nuestros gastos: llevar dinero en efectivo, utilizar sólo tarjeta de crédito o llevar tarjeta con la que poder sacar dinero allí dónde vayamos.

Siempre es recomendable llevar algo de efectivopor lo que pueda pasar“. Recuerdo un viaje a Nueva York en el que mi tarjeta no podía ser leída por ningún datáfono… Imaginaos la situación.

Si os decidís a viajar fuera de España, no tendréis problema alguno en toda la zona Euro (una ventaja de pertenecer a la Comunidad Económica Europea), ya que no será necesario cambiar de moneda.

Sin embargo, debéis tener en cuenta que existen países europeos muy próximos a nosotros como Reino Unido, Dinamarca o Suecia, que han decidido mantener su moneda por lo que si nos desplazamos allí, no tendremos más remedio que cambiar euros por libras o coronas.

¿Dónde podemos cambiar moneda?. Siempre será más barato hacerlo en España y desde nuestro banco de confianza, ya que las casas de cambio nos suelen vender la divisa más cara.

Una opción muy empleada es el pago con tarjeta, pero ¡atención!. Los bancos han visto un filón en el cobro de comisiones a clientes y cada vez son más los que aplican una tasa o comisión por “cambio de divisa en cada pago que hagamos con moneda distinta al euro.

Aunque la comisión no suele ser elevada, hay que tener en cuenta que se aplica en cada pago que efectuemos con un importe mínimo. Fuera de la zona euro hay entidades que aplican hasta un 3%.

Recomendación: emplear dinero en efectivo para los pagos pequeños y utilizar la tarjeta sólo para los más importantes.

En cuanto al uso de cajeros, pese a que estén “abiertos por vacaciones“, es importante saber si allá donde vamos habrá cajeros para sacar dinero gratis.

Si nos quedamos en España, existen bancos que no cobran comisión por retirada de efectivo en los cajeros:

  • Bankia con su programa “Sin comisiones“, permite sacar dinero a débito dos veces en julio y dos más en agosto sin coste en cajeros Servired de otras entidades.
  • ING Direct tampoco cobra comisión cuando sus clientes retiran dinero con tarjeta de débito desde una terminal de la red 4B. Tampoco cobrará si sacáis más de 60 euros en redes Euro 6000 y Servi Red (excepto si lo hacéis desde un cajero de CaixaBank).
  • ABANCA aplica esta misma ventaja a sus clientes de Visa Electrón en cajeros de red Euro 6000.
  • Banco Sabadell pone a disposición de sus clientes toda su red de cajeros sin coste alguno.

¿Y si decidimos irnos al extranjero?. También existen bancos que no cobran comisión cuando sacamos dinero fuera de nuestro país.

  • Banco Mediolanum permite a sus clientes disponer de efectivo gratis en cualquier cajero del mundo, siempre que se haga con tarjeta de débito.
  • ABANCA oferta a los jóvenes con edades comprendidas entre los 16 y los 29 años, una tarjeta de débito con comisión cero al sacar dinero de cualquier cajero fuera de España.
  • EVO Banco también ofrece a sus clientes con cuenta joven, la posibilidad de sacar dinero de cajeros en el extranjero hasta cuatro veces al mes sin comisiones.

Un último consejo: no olvidéis la seguridad. Si perder una tarjeta o que nos la roben en España ya es una situación problemática, imaginad en el extranjero. ¡Puede ser un verdadero caos!.

Para ser prácticos lo mejor es llevar dos tarjetas: la que vayáis a usar controlada en todo momento, y otra de reserva en la caja fuerte del hotel sólo para usar en caso de emergencia.

A todos aquellos que habéis terminado vuestras vacaciones, espero que este post os sirva de guía para las próximas. Respecto a los que aún esperáis con ansia vuestros días de descanso, tomad nota y disfrutad, porque “vida sólo hay una“.

¡Hasta la semana que viene!.